Las 10 razas de gato más caras del mundo

Amar a los animales es un arte que desarrollan muchas personas en el mundo. Algunas, más osadas que otras, suelen preferir gatos de raza y están dispuestas a pagar por ellos el precio que sea necesario. Es por ello por lo que ahora te mostraremos una selección de las 10 razas de gatos domésticos más caras en el mundo.

El origen del animal, la dificultad para encontrarlo y sus características propias definen, en gran medida, el precio que tienen los gatos más caros del mundo que podemos encontrar hoy en día y diferentes países, por lo que la inversión para adquirirlos no siempre es la misma.

Razas de gatos caras y raras

Tal como ocurre con otras especies de animales domésticos, cuanto más extrañas resultan las razas de gatos, más costosas suelen ser, por lo que además del valor sentimental que desarrollan sus responsables, también tienen un valor monetario bastante considerable.

Dentro de nuestra selección, las razas de gatos más caras que existen son:

Savannah

Es considerado como el gato de raza de mayor tamaño disponible hoy en día en el planeta, pues puede alcanzar los 1,20 metros de largo. Se trata de una raza híbrida que surge del cruce entre un gato doméstico y un serval africano salvaje. Cuenta con un pelaje bastante llamativo que lo hace muy semejante a un guepardo.

Debido a que provienen de un cruce con un gato salvaje, suelen tener algunas actitudes propias de esa raza, por lo que en algunos países se exige un permiso oficial para su respectiva tenencia. Además, es necesario garantizarle la mayor comodidad posible con un jardín o un bosque cercano, pues no suelen acostumbrarse a la ciudad

De hecho, los Savannah que forman parte de los primeros descendientes de este cruce suelen ser los más caros, pues su precio ronda entre los 10000 euros y los 25000 euros, para las primeras generaciones y entre 2000 y 6000 para generaciones intermedias, siendo así una de las razas más costosas que existen.

Caracat

Este es otro gato híbrido que proviene de la mezcla de un gato doméstico con un gato caracat. Esta raza surgió casualmente en el año 1998, específicamente en un zoológico ubicado en la ciudad de Moscú, donde ambas especies se cruzaron de manera natural.

El precio que tiene esta raza de gatos equivale a miles de euros, pues se ubica entre los 7.000 euros y los 10.000 euros; incluso algunas personas han llegado a pagar hasta 20.000 por un ejemplar de Caracat.

Bengala

El gato bengala es aquel que nación del cruce entre un gato doméstico y un gato leopardo asiático, que se llevó a cabo en los años 60. Sin embargo, los ejemplares bengala de hoy en día son de raza totalmente independiente y tienen una combinación genética de gato oriental, american shorthair y mau egipcio.

gato bengali lepardland

No debemos dejarnos engañar por las apariencias. A pesar a su origen salvaje, tienen un comportamiento único dentro del mundo felino siendo más cariñoso que los gatos domésticos- Se caracteriza por tener un pelaje muy atractivo, al estilo depredados, el cual lo hace muy llamativo para los amantes de los felinos. El precio que tiene un cachorro de estos gatos se estima por encima de los 1.800 euros hasta los 2.500 dependiendo de la calidad.

Azul Ruso

Esta es otra raza de gatos caros, la cual se estima proviene de los gatos propios de los zares rusos y se caracterizan por tener un cuerpo elegante, patas delgadas y largas, así como un tamaño que está entre mediano y grande. Tiene la particularidad de caminar dando la impresión de ir de puntillas, así como de tener ojos verdes intenso muy atractivos.

Estos gatos tienden a parecer aún más grandes de los que son, debido a que tienen un pelaje muy denso que viene en doble capa. No suelen soltar mucho pelo en comparación con otras razas y suelen ser muy conocidos por tener una especie de sonrisa natural que los hace encantadores. Se les dice gato azul porque el pelaje es plateado y su precio en el mercado suele oscilar entre los 400 euros y los 600 euros.

Peterbald

Este es uno de los gatos de raza que se caracteriza por no tener pelaje y es proveniente de un cruce entre gatos de razas orientales y el don sphynx, que es ruso. Tienen un hocico largo, así como unas orejas grandes, las cuales están bastante separadas. También existe un Peterbald con pelaje, el cual tiene un rizo ligero y una textura aterciopelada.

En vista de que esta raza de gatos sin pelo es una de las más escasas del mundo, pues se reproducen en pocos criaderos fuera de los límites rusos, tienen un precio que se ubica entre los 800 euros y los 1.200 euros.

Sokoke

Se trata de un gato exótico sumamente atractivo, el cual proviene de África Oriental, especialmente de un bosque conocido como Arabuko Sokoke, desde el que salió en la década de los 80 hacia Dinamarca, donde algunos criadores decidieron adoptar esta raza.

El Sokoke cuenta con un reconocimiento por parte de la Fédération Internationale Féline o FIFé, consignado en el año 1993. Se caracteriza por tener un pelaje corto, un tamaño medio y un cuerpo musculoso y elegante. Su madurez sexual la alcanzan luego del año y medio. El precio de un ejemplar de esa raza está entre los 1.500 euros y los 1.800 euros.

Safari

Una de las razas de gatos más raras y caras que existen es la Safari, pues se trata de un minino exótico híbrido que nació del emparejamiento entre un gato doméstico común y un gato montés sudamericano. Su genética es muy particular, pues el gato montés suele tener dos cromosomas más que el doméstico, por lo que la cría del Safari es algo compleja.

Esta es la razón principal por la que en el mundo existen menos de 100 ejemplares, lo que eleva su precio, el cual se estima que supera los 4.000 euros.

Scottish Fold

Se refiere a una raza de gatos de origen escocés, la cual se caracteriza por contar con un tamaño mediano y una musculatura bastante pronunciada. Sus patitas son redondas, su cola es larga y gruesa, mientras que su pelaje es bastante denso, de color gris, el cual lo protege de las bajas temperaturas.

Estos gatos tienen la cabeza con forma redondeada y orejas pequeñas, las cuales están siempre plegadas, así como la nariz chata y corta, lo que les proporciona una imagen tierna y atractiva. Un ejemplar de puede costar entre 700 euros y 1.000 euros.

Esfinge

Esta es otra de las razas de gatos perfectas para los amantes de los animales que casi no tienen pelo, pues esa es su principal característica, que los hace tan raros, especiales y caros. Se le conoce también como gato esfinge canadiense y tienen un tamaño mediano, grandes arrugas en el cuerpo y la cabeza, así como orejas largas y pronunciadas.

A la hora de comprar un gato de esta raza es importante asegurarse de que tenga bigotes, pues en algunos países la cría de mininos sin vibrisas es considerado como una especie de maltrato. Un ejemplar de gato esfinge puede costar entre 800 euros y 1.000 euros, dependiendo del criador al que se le compra.

Balinés

El gato de raza balinés es un felino variante de los gatos siameses, el cual comenzó a criarse como raza independiente en la década de los 20. Tiene un pelaje medio largo y son muy poco frecuentes, por lo que está dentro de la lista de los mininos más caros del mundo, pues un ejemplar puede costar como mínimo 900 euros.

El Top 3 de las razas de gatos más caros del mundo

Ahora que ya conoces las características y precios de los gatos más caros del mundo, realizaremos el top tres de las razas de gatos muy caros que podrás encontrar hoy en día, tales como:

El Caracat: es el que encabeza esta lista, pues un ejemplar de gato de esta raza puede llegar a costar unos 10.000 o 20.000 euros, debido a sus características propias y su origen.

El Savannah: Está en el segundo lugar debido a su difícil genética y por el hecho de que un ejemplar puede costar entre 4.000 y 20.000 euros en total.

El Bengali: Ocupa el tercer lugar del top porque el precio mínimo en el que se puede conseguir un cachorro felino de esta raza es de unos 1.800 euros.

Ten cuidado con los estafadores

En lo referente a la comercialización de gatos de raza en el mundo, cuanto más rara sea esta más estafadores puedes encontrar en el camino, de los que debes cuidarte para evitar gastar mucho dinero en un ejemplar felino de raza de dudosa procedencia.

Para ello, lo más recomendable es siempre contactar a criadores serios, responsables y de buena reputación en el sector. Además, no dudes en solicitar ayuda o asesoría de un experto en la materia que te asegure que estás comprando un gato de raza real.

Si tienes dudas acerca del pedigrí del gato que te ofertan, lo mejor es no concretar la compra sin hacer una consulta previa.