Las 7 razas de gatos sin pelo

Rate this post

Está comprobado científicamente que, debido a mutaciones genéticas ocurridas de forma natural en el proceso de gestación de estos animalitos, ocurrió en la ciudad de Toronto en Canadá, durante el año 1966, el nacimiento de un gato sin pelo, al que denominaron sphynix o esfinge.

Estas razas de gatos inteligentes, pertenece al género de los Felis que son una variante de la familia de los Félidos, y su característica que más llama la atención es la ausencia de pelaje, aunque presentan un aspecto delgado y esbelto, que llama a la curiosidad.

Los gatos que nacen sin pelo, o son aparentemente lampiños, han nacido de forma natural desde hace muchos años y seguirán naciendo en el futuro. Ya que las modificaciones en el pelaje son producto de mutaciones orgánicas.

Las asociaciones felinas especializadas en llevar un registro genealógico de los gatos sin pelo, están pendientes de cuando suceden estas sorprendentes mutaciones, para asentarlas debidamente en sus libros de razas, de gatos sin pelo.

No es que sean especialmente atractivos ni bellos, pero tienen su encanto natural como felinos y no dejan de ser curiosos y denotar cierta elegancia después de todo, y pese a su calvicie absoluta.

¿Cuáles son las razas de gatos sin pelo?

A continuación, informamos cuáles son las razas de gatos sin pelo más importantes, que hasta los momentos la ciencia tiene registrados en sus archivos para ser reconocidas en las organizaciones mundiales que se encargan de llevar los registros de esta mutaciones naturales o dirigidas por manos humanas.

El gato sphynx o esfinge

En el año 1966 en la ciudad de Toronto en Canadá, ocurrió un hecho sin precedentes en la historia genética del reino animal, y esto se refería al hecho de que una gata había parido varios gaticos y uno de ellos nació sin pelaje alguno.

Origen y características del gato sphynx o esfinge

Ya hemos dicho que el gato esfinge o sphynix, fue el resultado de una mutación genética ocurrida de forma natural, cuando una gatica dio a luz su camada de gaticos, uno de ellos nació sin pelo, y desde ese momento le pusieron por nombre esfinge, por lo raro que era.

Ahora bien, es importante aclarar que, aunque parecen gatos sin pelo, se debe destacar que no es que parecen gatos pelados, sino que la capa de vello que cubre su piel es tan fina, pareja y corta, que es imperceptible al tacto y a la vista, por lo que son una raza de gato raro, y que por ende merecen una atención especial para protegerlos del frío.  

Su pelusa parece la piel del durazno o la del melocotón, su cabeza es triangular y corta, sus ojos son redondos y grandes, y sus orejas son prominentemente grandes, y anchas con terminación en forma ovalada.  

Estos gatos son muy curiosos y también demandan mucha atención por parte de sus cuidadores o protectores porque su calvicie los hace un poco vulnerables en comparación con otras razas de felinos.

El gato donskoy o don sphynx

Don Sphynx kitten. Portrait on white background

Esta raza de gatos es conocida también como “Don sin pelo”, es una raza de gatos raros, que de hecho ya lo es al no tener pelos que cubran su cuerpo.

Es un gato travieso, aunque si se le analiza y compara con otros de su misma especie felina, estos “sin pelo”, resultan ser al final un poco tímidos.

Origen y características del gato don sphynx

El origen de este tipo de felino, es ruso, y su data es desde el año 1987, ya vemos que no estamos hablando de un gato milenario, por lo que se presume que viene de uno de estos experimentos, donde ha intervenido la mano del hombre buscando engendros híbridos que en algunos casos pueden dar origen a nuevas razas como esta.

Sin embargo, el primer gato calvo vino al mundo debido a una mutación natural y espontánea, que el hombre no pasó por desapercibida a la hora de buscar nuevos engendros con cruces y experimentos que han dado como resultado otras sub razas que, de hecho, algunas de estas ni siquiera se han reconocido en las organizaciones donde se registran las nuevas especies.

El gato Peterbald

Esta raza de gatos es bastante desconocida, incluso por los entendidos en materia de felinos y sus diferentes alianzas con otras especies de felinos.

Los Peterbald son muy sociables y cariñosos, no huyen a primer encuentro con extraños como lo haría cualquier felino común, estos mininos son confiados y también son respetuosos, pues, aunque buscan socializar, no invaden de inmediato un espacio con personas recién llegadas.

Tienen buen diento y son diestros para la caza, además sin buenos paladares de exquisiteces gastronómicas, les encanta el pescado fresco y la leche tibia.

Origen y características del peterbald

El origen de los peterbald es ruso y a este experimento de gatos se le da el nombre de “gen ruso para la pérdida del pelo “es una raza poligénica y reconocida mundialmente por sociedades como FIFE y WCF.

El experimento inicial fue realizado en San Petersburgo, es especialmente feo, por eso de su piel sin pelos se asemeja a un durazno, pero su amoroso y dulce comportamiento lo hace adorable.

Su cruce original se hizo con un gato siamés y una gata de origen común, pero siempre buscando la calvicie absoluta de estos mininos tan extraños y sin pelaje alguno aparente, aunque son dotados de una especie de vellosidad muy discreta.

El gato Bambino

El gato Bambino es una de estas extrañas mutaciones que se originan por la intervención de la mano del hombre, buscando siempre experimentar con los animales domésticos y esto de esta raza del gato Bambino ocurrió en reciente data.

Origen y características del Bambino

Su data es muy reciente, como ya dijimos, concretamente del año 2005, se realizó un cruce entre la raza Sphynx y Munchkin, esta nueva raza es reconocida mundialmente por organizaciones como la TICA. Como quiera que Bambino se traduce en italiano como bebé, este gatito es adorable y una de las recientes razas que se han convertido en las preferidas por los niños.

El gato Levkoy ucraniano

Esta especie ucraniana es elegante y bastante sociable, es de tamaño mediano, siendo los machos un poco más grandes que las hembras.

Pese a ser un gato sin pelos, su belleza es tal que su calvicie pasa por desapercibida, es ágil y cariñoso.

Origen y características del Levkoy ucraniano

Su origen como su nombre lo indica, está en Ucrania, y es una raza de gatos caros, no por ello ha mermado su demanda, sobre todo en los hogares donde hay niños, ya que estos mininos son juguetones y nunca se comportan con agresividad.

Esta raza de gatos, demanda compañía de otras mascotas que bien pudieran ser otros u otro gato o también un perro, ellos lo que anhelan es compartir su curiosidad y sus juegos con otros seres vivos, aunque no sean humanos.

El gato elfo

Es una raza de gatos especialmente extraña por su calvicie, no es que inspiren tanto entusiasmo como un gato peludo y esponjoso, pero sí, hay para todos los gustos y estos extraños bichitos también tienen su encanto natural.

Origen y características del gato elfo

Su origen es de este siglo, en los Estados Unidos, pero esta raza felina aún no ha sido reconocida como tal. Su apariencia recuerda a estos seres extraños de las películas, por ello se les da este nombre de ELFOS.

El elegante gato kohana o gato hawaiano

Como se sabe es una raza creada o procurada por el hombre, es un gato elegante, si se quiere suntuoso y buen compañero por la fidelidad que demuestra a sus cuidadores.

Origen y características del kohana o gato hawaiano

Su origen, tal y como su nombre lo indica, es hawaiano y de muy reciente data, apenas hay registros del año 2002, o sea que no tiene sino 20 años en la palestra, exhibiendo su extraña apariencia, su calvicie y sus desmesuradas orejotas que no van acordes con su diminuto cuerpo.

Su piel recuerda a la textura de los melocotones, pero, sin embargo, no son tan cotizados, por lo de su calvicie, son descartados a la hora de ser comparados con los adorables gatos peludos y de colas hermosas y robustas.

Esta especie de gatos presenta muchas arrugas en su cuerpo y no es esto precisamente una belleza como exponentes de la raza canina, pero tienen, sin embargo, sus admiradores incondicionales.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)