El Gato Persa, orígenes, cuidados y personalidad

El gato persa se ha caracterizado como una de las razas más favoritas. Es una raza conocida en persa como Gorbeye irāni, que significa gato iraní. Es un gato que pertenece a las razas más antiguas. De hecho, el gato persa conocido actualmente no es procedente del Oriente.

Los amantes de los gatos prefieren esta raza persa por sus ojos azules, ya que son una excelente compañía para el día y un buen animal para acariciar.

Un aspecto muy curioso a lo largo de la historia el gato persa se ha relacionado con la realeza, el lujo y la riqueza.

Esta raza felina tiene una característica muy llamativa por su pelo largo. Además, es uno de los gatos cariñosos y un animal muy perezoso.

A continuación, conocerás más sobre su personalidad y demás características.

 Origen del gato Persa

El gato persa es una raza que desciende de Oriente, es de los gatos de pelo largo. Durante el siglo XVII por primera vez se introdujeron estos gatos de pelo largo en Europa.

Estos animales procedían de la conocida Persia, hoy con el nombre de Irán, por consecuencia fueron la base de la cría del gato persa.

Sin embargo, la raza que se conoce hoy en día, tiene poca similitud en su origen. No

Es algo de extrañar, pues según los más recientes conocimientos científicos, los ascendientes del gato persa que se conocen son de Rusia.

De igual manera, se ha encontrado un análisis genético del genoma de esta raza indica que desciende de los gatos domésticos de Rusia con pelo largo, y que no tiene ningún parentesco con Asía.

En cambio, los gatos persas se establecieron por medio de la fundación de criadores a inicios del siglo XX. Hasta ahora, se emplea el término de gato Angora turco al referirse los gatos de pelo largo.

A partir de ahí, el estándar de cría de los felinos persas ha tenido cierta modificación en varias ocasiones.

Con el tiempo, ha sido más común e importante con una frente más redonda y un cráneo más corto, pero el pelaje se volvió más denso y con un manto inferior de mayor abundancia, lo que se ha concedido un aspecto de felpa.

A pesar de su popularidad, tiene una gran desventaja, puesto que su crianza se convierte en masa, esto sucede comúnmente en los Estados Unidos. La grave consecuencia de esto ha perjudicado su salud y, con ello, se ha establecido una raza cada vez más extrema.

Por ejemplo, la nariz más rebajada, ojos llorosos y la facilidad de inflamarse la nariz y la garganta, así como los problemas respiratorios y la asimilación sobre la comida, han señalado esta raza como torturada.

Rasgos físicos

El gato persa tiene una característica muy llamativa con su pelo largo y sedoso. Sin embargo, no todos los gatos persas tienen el pelo largo, de hecho, los gatos deben cumplir con variedad de requisitos necesarios para cubrir los estándares de esta raza.

Los rasgos físicos de estos felinos han sido establecidos por 3 asociaciones de criadores, ya que priorizan diferentes características.

Por ejemplo, lo más común es que un gato persa debe tener un tamaño de mediano a grande. Las hembras llegan a pesar hasta 6 kg, en cambio, los machos hasta los 7 kg.

El peso corporal lo soportan las patas cortas y fuertes. Tiene mechos de pelo entre sus patas redondas, lo que es una característica más buscada.

La cara de los gatos persas es un rasgo físico muy típico. Su cabeza redonda y ancha con unas orejas bien redondeadas con mechones de pelo, su nariz es demasiado corta.

Por ejemplo, el puente de la nariz tiene que terminar en medio de los ojos, pero no debe estar ubicado sobre el párpado superior ni debajo del párpado inferior.

Estas características conceden una apariencia muy llamativa, aunque pueden tener ciertos problemas en su salud y que ha tenido controversia de parte de los criadores más extremos.

Por lo tanto, algunos criadores consienten la crianza antigua, con una nariz más larga, pero no es común con el estándar de hoy.

Los gatos persas se encuentran fácilmente en varios colores. Por ejemplo, entre la categoría de los unicolores están: azules, rojos, blancos, negros, crema, lila o chocolates.

Los bicolores y los tricolores son los más favoritos, así como los gatos persas de color smoke: la mayoría de estos ejemplares su pelaje es de color, pero con sus puntas blancas plateadas.

De igual manera, si solo tienen color en las puntas del pelaje y la gran parte de él es de color gris plateado, son una variedad shaded.

La raza felina de los persas se encuentra dentro del estándar de gatos exóticos con lo corto y los colourpoint. La única diferencia es en el largo, el color y la textura del pelaje.

Las asociaciones europeas de gatos reconocieron en el año 1933 a los exóticos con pelo corto. Su característica física y personalidad se relacionan con los gatos persas, pero tiene un pelo corto como de felpa.

Por ejemplo, los colourpoint, se han definido como himalayos, que se originan de un cruce entre un gato siamés y un gato persa. Por tanto, estos gatos se ubican entre los estándares de los felinos persas, a pesar que su coloración point sea la de un siamés.

Personalidad

Su personalidad los ha convertido en gatos inteligentes e idóneos para ser el único animal en el hogar porque su necesidad de estar libre ha sido poco desarrollada. A estos felinos les gusta acurrucarse y los mimos por parte de sus dueños, por ello, se han apegado a la familia.

No obstante, a pesar de ser una raza muy equilibrada, en su interior son excelentes depredadores. Por eso, estos gatos más serenos y con bajo interés en los juegos se les debe ofrecer un espacio para jugar, descubrir y trepar.

Una gran oportunidad es adaptar la parte interior del hogar con todas las necesidades para que los gatos se mantengan muy felices y activos, aunque no hagan acrobacia.

Una recomendación es tener un rascador para los gatos, aunque no demuestren interés en trepar, ya que rascar es parte de su comportamiento innato.

Por ejemplo, los felinos rascan para eliminar las capas muertas en la uña. Además, otros marcan su espacio por medio de arañazos y emanan un olor de tranquilidad por las glándulas odoríferas en sus patas, que los humanos no pueden percibir.

Sin embargo, si un gato no tiene un rascador o una tabla para rascar, en poco tiempo buscará las esquinas de las habitaciones o los muebles para desarrollar ese instinto.

Además, un rascador funciona como una buena plataforma para observar lo que está ocurriendo a su alrededor porque les encanta contemplar el mundo desde lo alto.

Salud

La salud es un aspecto fundamental para los criadores especializados, debido a esto, desde los años 70 se ha separado el modelo de cría en masa.

Los gatos persas son muy sanos, aunque lo más importante es que su dueño sea responsable en mantener una alimentación saludable y llevarlo regularmente al veterinario.

A pesar de lucir completamente saludables, es una raza que puede tener la enfermedad renal poliquística y la atrofia gradual en la retina, que los puede dejar ciegos por completo.

También, puede padecer de miocardiopatía hipertrófica, que llega afectar considerablemente a muchos gatos.

La mayoría de estas enfermedades suelen ser hereditarias y que son gran evidencia en la selección muy inteligente de la cría.

Por ejemplo, los criadores expertos someten a varias pruebas a los animales y a sus descendientes con constancia y a una edad temprana con la facilidad de encontrar algunas enfermedades hereditarias para excluirlos de la cría.

Esto funciona correctamente para los quistes renales, pues los síntomas suelen manifestarse a edad avanzada y, hasta entonces, los gatos han pasado el gen dominante a sus crías.

De hecho, hay una ecografía para detectar esta enfermedad desde la décima semana de vida. De esta manera, los criadores tienen la responsabilidad de excluir desde muy temprano a crías enfermos para evitar la descendencia de la enfermedad.

En cambio, para detectar la miocardiopatía hipertrófica, es ideal realizar la ecografía del corazón. Esta enfermedad no tiene una cura, pero al diagnosticarla muy temprano es posible realizar los mejores tratamientos para que los felinos disfruten de una calidad de vida.

Nutrición

Los gatos persas son una raza acostumbrada a los interiores y por ello suelen tener obesidad. A causa de ello es importante mantener una alimentación baja en grasa, para administrarla con una dosis correcta.

La alimentación para un cachorro persa es la que pueda satisfacer sus necesidades nutricionales con Purina, ya que es fundamental garantizar su desarrollo y un apto crecimiento.

Para el adulto persa es ideal mantener sanos su piel y su pelaje, pues un alimento alto en Omega 3 y 6 es una combinación perfecta, por tanto, la pasta de malta es buena para evitar la generación de tricobezoares o bolas de pelo. Asimismo, es elemental combinar su dieta con alimentos húmedos especiales para gatos.

Si el gato persa se encuentra en la etapa senior que comprende su tendencia al sedentarismo, en esta su actividad se va reduciendo. Es propicio prestar atención a su alimentación, ya que debe tener proteínas de alta calidad que sea fácil de digerir.

Aseo

El cuidado de un gato persa es muy minucioso, puesto que tiene un pelaje sedoso, a diferencia de otras razas de gato, hay que poner su aseo en práctica.

Por ejemplo, es una raza con lagrimales hundidos y es favorable para ellos mantener la limpieza en sus ojos a diario para evitar ciertas enfermedades oculares.

Su pelaje largo requiere de un mantenimiento a diario para evitar los enredos y nudos. Para realizarlo con cuidado y mucho cariño, un buen cepillo para gatos es lo ideal.

Compra tu gato Persa solo a criadores responsables

Para comprar un gato persa es fundamental encontrar un criador responsable, debido a que aseguran una buena elección en la cría.

En un principio el criador debe informar sobre las necesidades y las costumbres de la raza para equipar el interior del hogar, pues habrá un nuevo miembro en la familia que necesita de cuidados y un espacio favorable.

Es importante visitar el criadero para conocer las crías de gatos disponibles y observar detenidamente las buenas condiciones de los gatos persas que determinan la calidad de la raza y la responsabilidad del criador.

Los criadores de gatos persas deben mantener a sus crías en buen estado salud y activos considerando en cuidar sus habilidades y cercanía con los humanos.

Algunos compradores piden ver a la mamá felina con la finalidad de garantizar su lazo familiar y que están listos para comprarlos, sin olvidar el tiempo establecido de entrega respetando las 12 semanas.

Precio de tu Gato Persa

El criador de un gato persa debe pertenecer a alguna asociación de criadores para tener un control de las condiciones de vida del felino. Por ejemplo, un gato persa tiene un valor desde 500 euros hasta 800 euros y, otros criados pueden tener un costo de 1.500 euros.

La inversión es un valor relacionado con la responsabilidad del criador, pues ha ofrecido su tiempo para mantener y desarrollar una buena cría de gatos persas.

Conclusiones

Finalmente, elegir un gato persa es tener un gato peludo y súper cariñoso. Por lo tanto, se debe prestar atención a las necesidades y el cuidado de esta raza, ya que es importante mantener un pelaje brillante para evitar enredos.

A pesar de ser una raza independiente, también necesita de cariños y de atención. Cada etapa es completamente diferente, por ello, es ideal consultar con el veterinario sobre los diferentes cambios.

El gato persa es una de las razas de gatos grandes y conocidas como las mejores razas de gatos para niños. Sin embargo, la familia debe estar preparada para los cambios al llegar el nuevo miembro.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)