Cómo bañar a mi gato y sobrevivir en el intento

Aun cuando parece una tarea complicada, sí es posible bañar un gato y salir ileso de ello, pues es algo que te tocará hacer en algún momento si se ha ensuciado mucho y su rutina de aseo diario no basta para eliminar por completo la suciedad de su cuerpo.

Estas mascotas tienen la particularidad de que son muy meticulosas con su higiene, por lo que aman estar siempre limpias, pero son muy reacias al contacto con el agua, lo que te obliga a tomar algunas medidas importantes para poder darles un buen baño cuando sea necesario, de las que te hablaremos aquí.

Lo primero de todo ¿Es necesario bañar a mi gato?

Los gatos velan a diario por su higiene propia, pero en algunas ocasiones se hace imprescindible darles un baño para garantizar que continúen libres de suciedad y así asegurar su buena salud. Algunos de los casos en lo que es necesario que el felino pase por la bañera son los siguientes:

Eliminar el pelo muerto

Algunas razas de gatos tienen un pelaje bastante largo, por lo que necesitan de tu ayuda a través de baños y cepillados frecuentes que les ayudan a eliminar el pelo muerto, algo que también beneficia directamente su estética, pues suelen lucir muy atractivos cuando su pelo está desenredado y sedoso.

Los gatos de pelo largo a los que no se les proporcionan estos cuidados suelen desarrollar nudos que no se pueden desenredar y conllevan problemas en la piel del animal. Además, hacen al felino más propenso a sufrir ataques de parásitos externos como las pulgas y garrapatas.

Evitar y eliminar parásitos

Cuando un gato comienza a tener pulgas y otros parásitos, lo mejor es darle un baño en el que se aplique un champú o cualquier otro producto que elimine dichos animales y sus huevos. Además, esto te permite dejar a tu mascota totalmente limpia.

En el mercado actual existe una gran variedad de productos cosméticos para quitar los parásitos externos de los gatos, por lo que te recomendamos consultar con tu veterinario cuál es la mejor opción para tu felino.

Cuando están heridos

Algunas heridas suelen hacer que el dolor no les permita a los gatos asearse de manera correcta y solo, por lo que puede necesitar una baño para mantenerse limpio y en buen estado, algo que le ayudará a cicatrizar mucho mejor y evitará que desarrolle algún tipo de infección.

Por supuesto, esto no es algo que se pueda hacer en todos los casos, por lo que la decisión o recomendación de bañar a tu gato cuando tiene una herida en su cuerpo debe provenir directamente del veterinario que lo asiste.

Quitar el exceso de suciedad

Todos los gatos se limpian a diario por medio de su lengua, con la que quitan toda la suciedad presente en el pelaje. Sin embargo, cuando juegan en sitios muy sucios o si entran en contacto con algunas sustancias que son pegajosas y le manchan el cuerpo, es necesario darles un baño para que vuelva a estar limpio, se sienta cómodo y pueda descansar adecuadamente.

Dependiendo de la cantidad y el tipo de suciedad presente en el pelaje, puede que tengas que usar algún producto en específico para poder dejar totalmente limpia a tu mascota.

Pasos que seguir para bañar a mi gato

Bañar un gato no es una cosa tan sencilla, pero tampoco es algo que resulta imposible, pues puedes lograrlo siempre que sigas una serie de recomendaciones que proporcionan los expertos al respecto:

Usa una bañera o cualquier otro recipiente que se adapte bien al tamaño del gato, en el que se sienta bastante cómodo.

Ubica una alfombra en la superficie de la bañera para evitar que tu felino se resbale con facilidad. Esto es algo que si no lo tomas en cuenta puede resultar un obstáculo considerable durante el baño porque el felino puede asustarse y reaccionar de manera agresiva, arañando tus brazos o tu cuerpo.

Para esto puedes usar un tapete de baño de los que encuentras en las tiendas de mascotas o de hogar.

Siempre utiliza agua tibia, a una temperatura aproximada de 30 grados centígrados para que el gato no pase frío, se relaje y disfrute más el contacto del agua con su piel.

Es muy importante que uses un champú con una fórmula especial para gatos, en vista de que los productos para humanos no respetan el pH de los felinos, aun cuando tengan un pH neutro, en vista de que esto puede conllevar infecciones o lesiones considerables en la piel de la mascota.

Otro aspecto relevante es que antes de darle un baño a tu gato te llenes de paciencia para poder comprender su comportamiento durante el proceso y así poder calmarlo en caso de que se altere mucho. Esto es indispensable, en especial si se trata de una mascota muy asustadiza o agresiva frente al agua.

Antes de sumergirlo en el agua, debes tener preparado el jabón, las toallas, la alfombrilla, el agua a una temperatura agradable, entre otros.

Ingresa al gato al baño o al área que escogiste para el baño y cierra muy bien la puerta para que no pueda escaparse o tener alguna distracción que pueda alterarlo.

Usa prendas de vestir que te garanticen protección frente a un intento de arañazo, para evitar que pueda hacerte daño. Lo mejor es un jersey o una sudadera con mangas largas que cubran completamente los brazos.

Comienza a mojar de manera paulatina el cuerpo del gato, utilizando para ello una esponja suave o tus propias manos. No debes meterlo al agua a la primera porque esto puede hacer que el felino se altere y te ataque.  

Enjuaga el jabón con agua fría y acaricia constantemente el cuerpo del gato. No le frotes con ningún cosmético las orejas o la zona de los ojos para evitar posibles irritaciones.

Limpia la cara del felino con una toalla húmeda para evitar que trague jabón o agua de manera involuntaria, pues esto puede provocarle una sensación de ahogo y desespero que conlleva a arañazos.

Aclara el champú o jabón con abundante agua, asegurándote que se ha eliminado por completo de la piel y el pelo del gato.

Una vez que terminas con el baño, seca con una toalla al felino, suavemente. En caso de que no le tema al ruido, puedes usar un secador, aplicándolo a unos 30 centímetros de distancia y con una temperatura normal. Esto te ayudará a que su pelaje seque rápidamente y luzca muy atractivo a escala estética.

Aun cuando debes realizar todo este proceso con la mayor calma posible, procura hacerlo en el menor tiempo posible, haciendo movimientos suaves y tranquilos, pues de esa manera el felino se sentirá más tranquilo y no sufrirá mucho estrés.

·        ¿Cómo tranquilizar al gato antes de bañarlo?

Así como resulta muy importante conocer los pasos para bañar adecuadamente un felino, es necesario conocer las mejores técnicas que existen para tranquilizarlo antes de introducirlo en la bañera. Ten en cuenta que esta tarea te puede resultar algo compleja si la mascota no está relajada.

Antes de bañarlo, para un rato entretenido y de juegos con el gato, pues eso estimula su confianza en ti y le proporciona una sensación de tranquilidad agradable. Incluso esto puede hacer que asuma el baño como parte del juego, en especial si le hablas con un tono de cariño, tienes paciencia y lo consientes con frecuencia.

Puedes peinar o cepillar a tu gato como un mecanismo de distracción con el que se evite que toda su atención se centre en el agua. Usa una cantidad de agua adecuada, evitando el exceso para que el felino no sienta miedo de inmersión.

Si a tu mascota le gustan las golosinas para gatos, puedes ir premiando su comportamiento tranquilo con ellas.

Corta las uñas de tu gato antes del baño o pásales una lima, pues de esa manera evitas que te arañe mucho cuando hayas comenzado a bañarlo. Ten en cuenta que algunos reaccionan apenas ven el agua o entran en contacto con ella, mientras que otros suelen manifestar incomodidad luego de unos minutos.

En caso de que tu gato sea un cachorro, procura bañarlo desde pequeño para que se acostumbre a esto y te sea mucho más sencillo cuando llegue a la edad adulta. Juega con él mientras esté dentro del agua, incluso sin usar productos cosméticos, pues la idea es que se vaya adaptando al contacto con el agua.

Cada cuánto tiempo debo bañar a mi gato

Como ya te dijimos, los gatos suelen ser mascotas que se asean a diario, por lo que no es tan necesario darles un baño con frecuencia. Sin embargo, en los casos en que sea un felino de pelaje largo, puedes bañarlo cada cuatro o cinco semanas como máximo, para asegurarte que su pelaje se mantenga limpio y suave.

En este caso puedes utilizar jabones y champú de marcas como Purina que es altamente reconocida a escala mundial por la calidad de los productos que fabrica para las mascotas.

Francisco Javier García García
Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)