Tips para fotografiar a tu gato

La belleza natural de los gatos es uno de sus mayores atractivos, por lo que no es nada extraño que sus cuidadores y propietarios les tomen fotografías a los atributos propios de un felino, como los ojos expresivos, el pelaje sedoso y brillante, las patitas tan suaves y sus expresiones tiernas o divertidas.

Pero no siempre es fácil tomar una fotografía a estas mascotas tan hermosas, pues suelen ser modelos un poco difíciles por su curiosidad y carácter. Es por ello que en tugatobengali.com te vamos a enseñar algunos trucos para obtener la mejor toma de tu felino con cualquier cámara fotográfica.

¿Qué aspecto queremos que se vea de nuestro gato?

Lo que deseamos que se vea de nuestro gato son algunos de sus mejores atributos, que se convierten en el centro de atención de las fotografías, ya sean para un portarretrato o para publicar en las redes sociales con Facebook e Instagram.

Este trabajo puede resultar un poco complejo, tanto para los aficionados como para los profesionales, en vista de que los gatos no están nada interesados en ser retratados, por lo que se debe contar con una serie de elementos importantes como un buen dispositivo, una iluminación adecuada y un buen ángulo.

Para conseguir un encuadre perfecto, es indispensable analizar qué atributo lo hace más atractivo o qué aspecto de su carácter lo hace tan único. También es relevante ubicar un sitio adecuado para la sesión, en el que el felino se sienta cómodo.

Utiliza un fondo neutro

Sin distinción del tipo de postura o enfoque que tiene la fotografía, el gato siempre será el centro de atención y es algo que debe quedar claro en la imagen. Por tanto, procura que la profundidad de campo o fondo no sea muy colorida o tenga demasiados elementos distractores.

En caso de fotografiar a tu mascota en casa, procura que sea frente a una pared monocromática o blanca. También es válido hacerlo sobre un suelo de madera que sea bonito. En caso de que no cuentes con esto, puedes colocar una sábana, un cartón grande, mantas unicolor o cojines para el fondo.

Si el gato es negro, le va mejor una perspectiva con suelo de madera clara o una manta de color; si tiene un pelaje rojizo lo mejor es usar fondos o suelos de colores claros, mientras que un gato blanco luce muy bien sobre una manta oscura. En caso de querer fotografiar al felino en el exterior, lo mejor es un escenario natural como el césped.

Una buena iluminación es fundamental para que tu gato se vea estupendo

Contar con una buena luz es fundamental a la hora de fotografiar un gatito, por lo que la iluminación natural siempre es una apuesta segura para obtener una imagen bonita. Para esto también se puede utilizar un kit para iluminación fotográfica.

Para aprovechar la luz natural, es válido sacar las fotos del felino cerca de una ventana o en el exterior como tal, en una terraza o jardín. Para esto no debes dar la espalda a la luz o el sol, evitando así que se generen sombras.

Toma las fotografías desde una posición lateral al sitio donde ingresa la luz. Si la mascota está mirando por la ventana, la pupila del gato tendrá un punto blanco, que es un efecto bastante común en los retratos.

En el interior, tienes la opción de incrementar el ISO de la cámara, así como utilizar el flash, el cual debe dirigirse hacia la parte de arriba para que la imagen solo se ilumine de manera indirecta por la luz que se produce por el reflejo del flash en el techo, pues usarlo de frente al gato puede asustarlo mucho y hacer que se vaya corriendo.

Para los retratos de gatos utiliza un enfoque central y fondo desenfocado

Uno de los trucos más atractivos para hacer hermosas fotos de gatos es realizando una difuminación del fondo y que el gato salga muy nítido. Para lograr esto, los profesionales suelen colocar el obturador en modo AV o A bastante bajo, así como un valor que va de f2.8 a f3.2.

Con esto se logra una profundidad de campo menor, con un fondo un poco difuminado, al tiempo que el gato se ve bastante nítido. Para esto el enfoque se hace en los ojos del felino, logrando así un retrato con ojos expresivos y grandes, que atrae rápidamente la atención del espectador.

Aquellas personas que no tienen mucha familiaridad con los términos profundidad, enfoque, velocidad de obturación, obturador, entre otros, pero desean hacerle un retrato hermoso a su gato, lo más adecuado es utilizar el modo retrato, que se encuentra en la mayoría de las cámaras digitales.

Incluso, algunos teléfonos móviles pueden sacar fotografías de retrato, dejando el fondo un poco borroso. Si el Smartphone no cuenta con esta función se puede usar una aplicación móvil con la que se reduzca la profundidad de campo. Otra alternativa es usar un editor de imágenes para difuminar el fondo.

Saca la foto a la altura del gato

Las fotografías de los gatos se ven más naturales cuando los muestran con mayor naturalidad, por lo que no se recomienda hacer tomas desde un enfoque muy alto. Es mejor arrodillarse, colocar el lente de la cámara a la altura de los ojos del felino y capturar la mirada en posición horizontal.

En caso de que no puedas arrodillarte, basta con que coloques al gato en un lugar donde quede a una altura más elevada.

Si se trata de un gato bengalí, un Maine coon o un persa, lo mejor es fotografiarlo desde el suelo, a lo que se llama perspectiva de la rana. Así, el enfoque hace que la mascota se vea imponente. En este caso debes cuidar que el minino no se vea más gordo de lo que en realidad es.

Haz que tu gato mire hacia el objetivo

Entre las fotos más atractivas de gato que existen destacan aquellas donde mira directamente a la cámara. ¿Pero cómo se logra esto? Hay que tener mucha paciencia porque se debe esperar para realizar un disparo en el momento correcto. Sin embargo, hoy en día se puede aplicar un par de trucos con los que se puede hacer que el felino enfoque su mirada en la dirección adecuada.

Para esto, una persona debe asistirte durante la sesión fotográfica, quien debe fijar en un palo un juguete que le guste al gato; así, mientras mantienes el dedo encima del disparador, tu asistente atrae la atención del felino hacia el juguete.

Cuando el felino se fija en el juguete, se debe mover rápidamente en dirección a la cámara para que lo siga con su mirada y se pueda hacer el disparo de la cámara. En caso de que no cuentes con un asistente, tienes la alternativa de golpear con el dedo la cámara para atraer la atención de la mascota por medio del sonido.

Todos los gatos son muy curiosos naturalmente, por lo que es una característica que se puede aprovechar para lograr hermosos retratos de estos compañeros tan hermosos. También tienden a ser glotones, por lo que puedes atraerlo hacia donde quieras mostrando su snack favorito.

Utiliza la velocidad adecuada

Los gatos son inquietos por naturaleza, por lo que no siempre es posible fotografiarlos cuando están quietos, pues algunas veces tienden a acercarse para buscar mimos o curiosear qué es y qué tiene la cámara que tienes en las manos.

Esto es algo que se puede aprovechar para capturar imágenes en las que el gato está en acción, ya sea corriendo o saltando, pues suelen ser fotografías divertidas y muy atractivas. Sin embargo, con una cámara cualquiera puede que las imágenes queden muy desenfocadas o borrosas, por lo que no sirven para un lindo retrato.

Para que esto no ocurra, basta con acortar la velocidad del obturador o utilizarla en modo deportivo. Otra alternativa es el modo ráfaga para fotografiar al gato retozando o jugando. Así se capta una posición original.

Acércate a tu gato

Sin lugar a dudas, para que las fotografías de tu gato te queden hermosas él siempre debe ser el protagonista o centro de atención, exceptuando el fondo. Para que esto sea efectivo lo mejor es acercarse todo lo que se pueda al modelo peludito. Si se queda quieto ante esto puedes aprovechar para hacer retratos muy atractivos.

Ahora bien, si el gato se acerca con curiosidad a la cámara puedes aprovechar esto para conseguir una imagen genial y en primer plano del felino.

Algunos planos interesantes son los de detalle, que muestran una mancha en la nariz o una patita, por ejemplo. Estos se pueden lograr siempre que se use la mejor calidad de toma posible, permitiendo así el aumento de la imagen para colocarla en un retrato, sin que se pixele mucho.

Utiliza la mejor tecnología y un buen programa de edición

Muchas fotografías mejoran considerablemente y se convierten en obras de arte muy hermosas cuando se aplican algunos efectos, por lo que puedes optar por retocar las mejores imágenes de tu gato captadas durante la sesión fotográfica, con el objetivo de lograr un lindo retrato de tu felino.

Para ello te recomendamos utilizar un buen programa de edición en la que puedas balancear los colores, el brillo, el contraste, entre otros aspectos, de manera ligera, siempre manteniendo el aspecto natural. Incluso puedes convertirlas en blanco y negro si así lucen mucho mejor.

No olvides que la tecnología en este caso es muy importante. Por ejemplo, algunas cámaras para uso profesional de la marca Nikon tienen funciones muy interesantes con las que se pueden lograr fotografías hermosas de los felinos. El resultado puede ser más optimo al incluir un sistema operativo IRIX.

De hecho, una flipboard también puede ser muy útil si quieres fotografiar un gato, como los de la raza bengalí, en un ambiente natural en el que hay agua, pues resulta ideal para mostrar al felino mientras disfruta su contacto con ella.

Francisco Javier García García
Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)