Mi Gato tiene Miedo

Rate this post

Por naturaleza de los gatos son muy curiosos. Sin embargo, no todos sienten confianza de inmediato con los humanos. Esto sucede con frecuencia, cuando el felino no se ha criado en contacto directo con ellos o ha tenido malos momentos. Entonces, si tu gato tiene miedo, es mejor tratarlo con prudencia.

Los gatos se apegan a sus rutinas y lo necesitan para estar previsto en su ambiente para evitar momentos de estrés y miedo. Esto quiere decir, el gato sentirá tranquilidad si controla sus espacios y recursos.

Sin embargo, si existe algún cambio en el ambiente donde se encuentre puede sentir miedo. El gato lo muestra si hay un objeto desconocido y nuevo, podría ser una persona o un animal que llega a la casa.

Un felino experimenta miedo estando fuera de su entorno, un ejemplo muy común es cuando es la visita al veterinario o una mudanza.

Si el miedo es permanente o puntual, es esencial buscar ayuda para que el gato asustadizo esté mejor. Para solventar se puede determinar el origen y aplicar algunas medidas que lo tranquilicen y el gato se adapte a nuevas cosas.

A continuación, conocerás más sobre el miedo en los gatos y sabrás cómo darle calidad de vida.

¿Cuáles son los síntomas de un gato con miedo?

El miedo no es malo, puesto permite que el gato huya o se defienda en frente de un peligro latente para sí mismo.

El inconveniente es cuando un gato reacciona con miedo ante cualquier estímulo manso porque no se adaptan a ellos. Esto disminuye la calidad de vida hasta encontrarlos asustados por completo, durante el día se esconden, tienen estrés y huyen.

Es muy importante tener en cuenta los síntomas principales cuando tu gato tiene miedo, conoce las principales señales:

  • Lo primero es que se esconde continuamente. Por ejemplo, bajo la cama o sobre el armario se pueden encontrar.
  • En ocasiones te gruñe si estás cerca.
  • Puedes observar como el pelo se le eriza o se orina.
  • En ciertas circunstancias tiene una postura defensiva.
  • Sus pupilas están dilatadas.
  • Se exalta ante cualquier ruido.
  • Un gato con miedo deja de comer o usar el arenero si siente miedo, como si otro gato está cerca.
  • A veces camina encogido, como pasar desapercibido.
  • Es posible que sus conductas de acicalamiento se acaben.

¿Cuáles son las razones de que un gato tiene miedo?

Si las razones del miedo de un gato son muy graves, es necesario asistir con el veterinario o con un experto etólogo. En ocasiones, el origen es causado por una enfermedad, por lo que es esencial la asistencia del especialista.

Los gatos responden de 3 formas si se sienten amenazados; escapan, pelean o se quedan quietos.

A continuación, conocerás las razones del miedo de un gato:

Crianza de gatos sin contacto humano

El comportamiento y el carácter del gato hacia los humanos es influenciado, esto se debe por la mamá gato. Durante las primeras 12 semanas de vida el gato mantiene un contacto directo con la madre y hermanos, aquí está la actitud hacia otros.

Por lo general, las madres que se reservan de humanos crían gatos miedosos. Para ellas, lo más importante es que la gata es un ejemplo para los gatos jóvenes.

También, los gatitos que se crían de manera silvestre les cuestan tener confianza, a diferencia de los que han tenido contacto con humanos desde que nacen.

Nunca es tarde para que la amistad fluya con un gato callejero. Para ello, es ideal actuar con cuidado y demostrarle al gato que hay segundas oportunidades.

Lo primordial es que tu gato no se agobie, dale la oportunidad de tener una casa para gatos para que se aísle y luego se acerca por su voluntad.

Gatos con miedo por malas experiencias

Hay gatos que se han criado con la cercanía humana y han tenido contacto hasta perder la confianza, o no se ha desarrollado una buena relación desde el inicio.

Una causa muy frecuente son las malas experiencias. Por ejemplo, si los animales han sido maltratados en lo físico o mental, se les dificulta superarlo.

Es posible que con esfuerzo y constancia el gato se acostumbre de nuevo al contacto con personas. El éxito de cada intento dependerá del carácter del gato y de su experiencia.

Si tu gato tiene miedo es ideal tener opciones para aislarse si este tipo de contacto. Si él siente presión o estrés, el miedo puede aumentar y será peor. A pesar de haber avances y retrocesos, mantén el cuidado y la precaución.

Miedo en algunas situaciones

En algunos casos el miedo de un gato se debe a una situación, una persona o un objeto específico. Esto se relaciona por un shock, trauma emocional o físico.

Un gran ejemplo de esto es cuando a los gatos no les gustan entrar en el kennel, porque se relaciona con viajes largos o ir al veterinario.

En este punto los premios son perfectos. Para aquellos gatos que ha sido adiestrado con un clicker para gatos, se recompensa con un clic cuando esté cerca del kennel.

Miedo sorprendente

Hasta los felinos más confiados se asustan de repente. En este aspecto, se encuentra la diferencia de una fobia, que se relaciona con objetos puntuales, y un estado de estrés cuando sucede constantemente.

Gatos en refugios

Los gatos en refugios son más temerosos porque sus experiencias son diferentes y varían de acuerdo con el tiempo de convivencia con perros y otros gatos. En la mayoría de los casos, estos gatos se les dificulta adaptarse a un nuevo hogar.

¿Cómo actuar si mi gato tiene miedo?

La causa de los miedos y ansiedad de los gatos son diversas. Como dueño del felino, lo conocerás muy bien y hayas identificado su comportamiento en ciertas circunstancias. Antes, hay que tener paciencia si tu gato ha tenido alguna conducta, a pesar de ser un misterio, lo importante es ayudarlo.

Para mantener la calidad de vida de tu mascota es esencial asistir con el experto. Por ejemplo, hay terapeutas en el comportamiento animal que saben cómo tratarlos.

A pesar de que seas el más oportuno para identificar estos cambios, pero la opinión de otros puede ser más valiosa.

Si has encontrado la razón, desaparecer de inmediato el miedo no será sencillo. Sin embargo, esto no es imposible, pero la cautela ante la impulsividad. Para lograrlo hay tiempo, sin presiones y celebra cada logro.

Consejos para que gatos miedosos estén tranquilos

Una vez se detecte la razón del miedo del gato es importante buscar alternativas para su tranquilidad, porque una adopción no es la solución.

Lo fundamental es que las alternativas aplicadas satisfagan las necesidades del gato. Por ejemplo, el entorno debe ser adecuado para ellos. Para lograrlo, adapta los rincones para dormir, descansar y rascar.

También, el comedero y arenero debe estar alejado de perturbación. Además, el uso de spray de feromonas ayuda a tranquilizar.

Estos productos son a base de la feromona de familiarización que el gato esparce al rozar en los objetos. El efecto de este producto podría ser en una aplicación, pero otros lo requieren para su bienestar.

La vida apropiada de un felino no dependerá de cosas externas. Hay que tener en consideración si el miedo del gato es por celos, como sucede en el nacimiento de un niño en la familia. Para esta situación, demuéstrale a través del juego o caricias para reafirmarlo de forma positiva.

En algunos casos sucede que los gatos pierden el control de sus vejigas cuando tienen miedo. Cada felino demuestra cómo enfrentar la situación.

Hay momentos donde el gato le teme a un perro, y resulta que un amigo lo visita con su perro, es probable notar lo siguiente:

El pelo del gato se eriza para verse grande, después sisea o escupe al perro. Pero si el perro se queda, el gato se escapará, encontrará un lugar para esconderse o que inmóvil hasta sentirse seguro.

¿Cómo reaccionar para que un gato no tenga miedo?

Los gatos se consideran como la mejor compañía. Sin embargo, hay que tener presente en prestarles atención si se sienten con miedo. A continuación, conoce cómo reaccionar para evitar el miedo en el gato:

No agobiar al gato

La primera ayuda que se le da al gato es obligarlo para que esté con nosotros, sin embargo, esto no es buena idea.

Este error agobia muchísimo al gato. Por tanto, el gato necesita superar su miedo gradualmente, pero él debe darse cuenta por sí solo que no hay amenazas. También, obligarlo salir del escondite no es recomendable, es por ello por lo que se debe esperar su salida.

Acercarse al gato

El acercamiento es muy importante, ya que ponerse a su altura será de gran ayuda, pues estar de pie los intimida. Para lograrlo de manera sencilla es ideal echarnos a su lado, sin mirar a los ojos porque sería desafiarlo. También, se debe evitar movimientos fuertes porque se asustará.

La comida es un comodín

Un punto positivo es usar la comida, es una manera eficaz si el gato está en el proceso de superación.

Darle comida significa que puede obtener cosas buenas. Es un proceso, ya que avanzará poco a poco y no rechazar su compañía.

 Seguir jugando con él

El juego es una condición natural del gato. Si el gato se encuentra escondido y no quiere salir a jugar es porque aún tiene miedo, pero no querrá decir que no lo quiera. Por ello, al superar su temor, es ideal invitarlo a jugar hasta que su confianza regrese.

Tener paciencia

La paciencia es una virtud que pocos tienen, si el gato tiene miedo, lo esencial es tenerla. No hay forzarlo para nada, en algún momento se irá acercándose a ti.

Otras alternativas

Una ayuda extra es bien recibida, si tu gato ha tenido experiencias traumáticas, la terapia es una alternativa para que esté relajado.

¿Qué no hacer si un gato tiene miedo?

Si tu gato ha dejado de comer o está agresivo, es posible que se trate de algún trauma, aunque el estrés es muy probable en estos gatos.

Las causas psíquicas pueden estar presentes si el miedo del gato es repentino. Si tu gato está miedoso y su salud es perfecta, es ideal asistir al veterinario.

Ante todo, hay que tener presente que hay cosas que no se debe hacer. Por ejemplo, el castigo no es buena idea para un comportamiento temeroso.

Los animales relacionan un castigo con lo que hace mientras se castiga, de modo que el gato de seguro lo asociará e incluso si lo aplica con su persona. En consecuencia, se logrará que sienta temor con el dueño y no entenderá la razón del castigo.

La obligación no es un motivo, ya que enfrentarlo ante la situación del miedo generará más estrés. Si el miedo es por una persona, no lo obligues a que lo sostenga, esto hará que su miedo aumente.

¿Qué hacer si la agresividad está presente?

En algún momento tu gato demostrará agresividad a una persona o animal. Es esencial buscar ayuda de un especialista para enfrentar este comportamiento.

Esto es importante para preservar la seguridad de todos. Una alternativa es mantener encerrado al gato en un lugar donde las interacciones se minimicen y sean vigiladas.

También, los rasguños y las mordeduras de gatos son muy graves porque se infectan muy fáciles. Por ejemplo, las mordeduras se denuncian ante el control de animales si el gato tiene rabia.

En cambio, si mantenerlo aislado es difícil y el especialista no puede con ello, busque junto al veterinario otras soluciones como la castración y el uso de plantas medicinales como la valeriana.

Conoce otras medidas para reducir el miedo del gato

Para reducir el miedo del gato es ideal ganar su confianza. Si el caso es un gato nuevo, hay que ubicarlo en una zona pequeña.

Por ejemplo, un baño con comida, un envase para agua, una cama, el arenero y un palo para rascar. También, visitarlo varias veces en un día es perfecto, así como hacer cosas divertidas con él, como premios o juegos.

Con el tiempo estará cómodo, además, dejarlo reconocer el resto de la casa es una buena opción. Después, es ideal comenzar con otro lugar pequeño en la casa y, paso a paso, le permite un acceso completo.

Cuando has acogido un gato desde hace mucho tiempo, una consulta para un chequeo físico es recomendable.

De esta forma se descarta si hay problemas médicos y es la causa del comportamiento temeroso del gato.

Los gatos no se muestran siempre enfermos. Es por ello por lo que ante cualquier cambio en el comportamiento es una señal de que está poco saludable. Hay síntomas que demuestran si estar enfermo que son; se esconden, son agresivos y usan mal el arenero.

En cambio, si se esconde, pero está sano, no hay de qué preocuparse. Pero obligarlo no es necesario, ya que le provocará miedo.

Para que todo sea mejor, es ideal que su comida, arenero y agua tengan fácil acceso desde el escondite.

La tranquilidad del gato es lo más importante

Si las razones del miedo de un gato han sido malas experiencias en su entorno, es ideal realizar las siguientes actividades para mantener su tranquilidad:

  • Lo primero es minimizar cualquier contacto ante el estímulo de miedo.
  • La rutina es fundamental, ya que a los gatos les encanta. De ser posible que sea regular para mantener la seguridad, es por ello por lo que el juego es importante durante el día.
  • Para desensibilizar cualquier estímulo de miedo, es ideal presentarlo a cierta distancia y a la vez darle un buen premio o jugar con él.
  • Si el gato ya no tiene comportamientos relacionados con el miedo, podrás acercarlo poco a poco al estímulo de miedo y darle otro premio.

Si en algún momento el gato sigo mostrando miedo, quiere decir que este proceso fue muy rápido y deberá empezar de nuevo.

Esto es un error común al desensibilizar ante el estímulo de miedo, para ello hay que trabajar en sesiones cortas, para que el avance no sea de inmediato.

Los avances para disminuir el miedo del gato son compatibles cuando un especialista en estos comportamientos brinda sus consejos.

Hay situaciones que intimidan a los gatos y que son difíciles de controlar. Un buen ejemplo son las tormentas y relámpagos, además, otros fenómenos que hay durante estos hechos, como olores o cambios de luz.

¿Cómo evitar el miedo de un gato a las visitas?

Es muy común que tu gato se esconda a causa de las visitas. Además, otro aspecto es cuando el gato decide salir, es probable que la visita se sorprenda. En algunos casos, querrán tocarlo y este muy asustado por la atención curiosa.

Para evitar el miedo durante las visitas, hay que identificar si es muy problemático. Si es ansioso y se esconde bajo la cama por largo tiempo significa que reaccione ante la presencia de desconocidos. Es decir, esta situación le perturba y por esto se esconde.

Lo primero, hay que hacer ejercicios para desensibilizar al gato a la llegada de visitas. Como se mencionaba, los premios son ideales para ello y dárselos a distancia hasta que esté cómodo.

Además, si tu gato decide permanecer cerca de la visita, le puedes pedir que lo ignores para evitar estas situaciones intimidantes.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)