¿Suelen usar la caja de arena los gatos bengalíes?

¿Sabes si un gato bengalí hace sus necesidades en una caja de arena? La verdad es que sí, pues como cualquier otro felino doméstico tiene el instinto y la capacidad de usar este elemento desde que tienen muy corta edad. Además, generalmente los criadores se encargan de entrenarlos bien para ello.

Que el gato de bengala use un arenero es algo muy importante a la hora de comprarlo, pues esto garantiza una mayor higiene en el hogar al que llegan, al tiempo que permite ahorrar tiempo y esfuerzo enseñándolo o entrenándolo para que siempre que quiera hacer una necesidad opte por su caja de arena.

El gato bengalí y la caja de arena

Uno de los aspectos que caracterizan a los gatos bengalís es el hecho de que son animales muy delicados con su higiene, por lo que tienen que ser meticulosos con la caja de arena y su aseo en general.

Otros gatos de otras razas o comunes no suelen ser tan exigentes al respecto. Sin embargo, al gato bengalí suelen importarle algunos detalles como el tipo de caja y la arena que utilizas, por lo que cualquier cambio podría modificar su conducta al respecto.

De hecho, el arenero de un gato bengalí debes limpiarlo con más frecuencia que el de otros gatos, pues si pasa mucho tiempo sin asearlo, se enfadan y suelen hacer sus necesidades fuera de éste.

Esto se debe a que el nivel de tolerancia que tienen los gatos de bengala es inferior al de otro tipo de gato doméstico. De hecho, tienen una inteligencia bastante elevada, por lo que suelen ser muy exigentes con lo que respecta a su aseo, especialmente cuando se trata de su caja de arena.

Para evitar posibles inconvenientes, al comprar un gato bengalí es imprescindible preguntar a su criador qué tipo de caja y arena está acostumbrado a utilizar, pues así te evitas cualquier tipo de inconveniente que pueda surgir al respecto.

La privacidad del gato bengalí al hacer sus necesidades

Aunque te parezca mentira, los gatos bengalís, a diferencia de otras razas, necesitan un poco de privacidad a la hora de utilizar su caja de arena, pues les incomoda que las personas los observen mientras hacen sus necesidades.

Esto nos obliga a conseguir un sitio adecuado para ubicar el arenero, que no sea un área transitada y sea tan íntima para el gato que le proporcione la seguridad y confianza de usarlo cuando quiera.

En caso de que no haya un sitio con estas características, se puede optar por una caja de arena integral, que es cerrada y bastante privada para el felino. Esta debe estar limpia todo el tiempo, pues su forma tiende a hacer que los olores se acumulen y el gato la rechace por ello.

Concepto de suciedad para un gato bengalí

Como te comentamos previamente, todos los gatos bengalís son muy exigentes con el aseo, incluso un alto porcentaje de ellos exige que su caja de arena esté limpia por completo, de lo contrario no hacen sus necesidades allí.

En caso de que limpiar la caja de arena con frecuencia te resulte muy engorroso o sea demasiado trabajo, entonces puedes recurrir a las que tienen la particularidad de limpiarse solas; suelen tener un precio mucho más elevado que las comunes, pero evitan que tu mascota use como inodoro cualquier parte de la casa.

El aseo en el gato bengalí

El gato bengalí tiene una característica muy interesante: no le teme al agua, algo que te permitirá bañarlo con frecuencia sin problema alguno, de hecho, es posible que lo veas jugando con la tasa del agua o montándose en el fregadero para jugar con las gotas que caen del grifo. Esto es algo bastante común en ellos.

Mantén la tapa de tu inodoro bajada. Les fascina el agua

Como esta raza tan peculiar de gatos no le teme al agua, tienden a acompañar a sus propietarios y cuidadores hasta el baño, incluso pueden tratar de entrar en la ducha o la tina para chapotear y jugar un poco con el agua.

Esto hace imprescindible que mantengas la tapa del inodoro siempre abajo, pues tu mascota puede querer jugar con el agua de su interior o arrojar objetos en éste. De hecho, su gran curiosidad puede llevarlos a querer descubrir otras cosas que hace el inodoro, tal como la palanca.

Y es que son animales tan inteligentes que observan todo y luego intentan hacer cosas como soltar el agua, halando la palanca. Eso sí, después que descubren esto, se les hace prácticamente irresistible jugar con la taza del inodoro una y otra vez.

Si no quieres encontrar a tu gato bengalí disfrutando de un juego acuático en tu baño, te recomendamos que siempre dejes el inodoro tapado correctamente y que evites que el gato entre al cuarto de baño.

Francisco Javier García García
Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)