Pasear al gato: ¿Cómo acostumbrarlo a la correa?

Rate this post

El gato es un animal misterioso, su mirada pudiera esconder muchos secretos. Ahora bien, tenerlo de mascota en casa conlleva a muchos cuidados. Este animal se considera que es independiente, aunque, en la mayoría del tiempo necesite de un paseo.

Antes de pasear al gato, hay que tener en cuenta muchas consideraciones. A diferencia del perro que se ha acostumbrado a dar paseos con una correa. El felino debe acostumbrarse en casa a llevar el arnés y correa.

Cuando el gato tolere más este accesorio, es esencial escoger horas y espacios amenos para los paseos. Por ejemplo, un jardín donde el riesgo es mínimo.

Pasearlo es una gran ventaja, ya que estimula de manera considerable. Sin embargo, hay que tener cierto equilibrio con la duración de estos paseos, ya que se estresarían.

A pesar de que los expertos recomienden en no pasear a los gatos, porque se estresan demasiado, hay otros que disfrutan sus paseos al exterior. Definitivamente, cada felino es diferente, es por ello si deseas dar un paseo con tu mascota, hoy conocerás cómo acostumbrarlo a la correa y arnés

¿El gato necesita de paseos?

En algunas ocasiones los gatos son tratados como si fueran perros, pero un gato tiene necesidades diferentes a los perros. Los paseos del perro son la parte más importante del día para disminuir su alta energía e incluso hacer sus necesidades.

Pero los gatos aceptan el arenero como el lugar ideal para hacer sus necesidades. Su necesidad de pasear varía de acuerdo con cada animal.

Es probable que si encuentra un gato desconocido resultaría estresante en vez de que sea un momento para juegos. Por lo general, ellos dejan marcas de olor en su territorio que ejercen como un efecto calmante.

Entonces, salir de paseo consiste en desenvolver en un espacio desconocido sin sus marcas de olor calmantes. También, es probable que el gato se haga daño o que se asuste con otros animales. Con estas declaraciones es compresible que pasear al gato por fuera no sea una necesidad.

No obstante, muchos felinos disfrutan experimentar del mundo exterior con tranquilidad y seguridad. Además, otros especialistas aconsejan hacerlo en gatos que con frecuencia se escapan. 

¿Por qué el gato debe usar arnés?

Dar un paseo con el gato es toda una travesía. La posibilidad de usar un arnés y correa brinda al felino de casa un paso placentero para sentir olores, jugar, tomar el Sol y aprovechar de aire fresco. Entonces, usar este accesorio lo mantendrá de modo seguro durante el recorrido.

Sin embargo, este proceso no se logra de inmediato, por lo que es esencial tener un entrenamiento con el animal para que sienta seguridad.

Entonces, para que el gato disfrute los beneficios de estar afuera y de hacer ejercicio es fundamental el arnés.

Usar el arnés resulta una buena experiencia para gatos de todos los tamaños e incluso para aquellos que no han caminado con él. Sin embargo, el humano debe estar pendiente ante sus señales de estrés.

Para aquellos de poca experiencia resultará difícil comprender sus comportamientos. En algunos casos de ansiedad se esconden o se quedan quietos.

Otro grupo reaccionará, al contrario, se ven con cierta sobreexcitación. Si no conoces muy bien estas señales o la detectas de manera errónea, el gato sufriría algún daño.

Ten presente, que los bigotudos se pueden acostumbran al exterior y es posible que exijan excursiones con frecuencia. En definitiva, agenda tus citas a diario con tu lindo gatito.

¿Usar correa para pasear los gatos es obligatorio?

Por lo general, es importante pasear con correa a los gatos. Por tanto, la correa es de gran ayuda si se llegase a presentar alguna situación.

Un buen ejemplo cuando los gatitos se han mudado es intentar que descubran su nuevo ambiente con seguridad. También durante los viajes en coche para que tenga su esparcimiento con seguridad.

A pesar de ello, no todos los gatos se favorecen de caminar con la correa. Si el gatito es temeroso en encontrarse con más personas los paseos serán fuente de estrés.

En cuanto a los gatos mayores que han permanecido por siempre en casa se les dificulta acostumbrarse a la correa y las cosas nuevas del exterior. Por ejemplo, si hay un jardín en casa pues aprovechar todos los intentos para el entrenamiento y usar la correa.

¿Cómo acostumbrar al gato a la correa?

Para que el paseo con el gato sea tofo un éxito, es esencial que el arnés sea acorde al tamaño y peso para los bigotudos.

Antes de ir a la tienda, es ideal tomar las medidas del contorno de su pecho para saber cuál escoger.

Es común no encontrar uno con esas medidas, ya que están disponibles por rangos. Es por ello por lo que debes seleccionar el que se ubique dentro de su tamaño.

En cambio, los perros se le enganchan la correa al collar, pero es mejor hacer al arnés. Al contrario de los gatos es muy peligroso, puesto que los felinos corren si están asustados y se pueden ahorcar. Entonces, es preferible colocar la correa en el arnés.

Por tanto, si la idea de pasear al gato está latente, es necesario que se acostumbre a usar un arnés desde pequeño.

Para iniciarse en estas salidas es fundamental que se familiarice con el arnés. Lo primero que debes hacer es colocar cerca de su plato de comida al momento de servirla, de preferencia todos los días.

Es una manera de que lo vea, así lo olerá y le resultará familiar, pues lo asociará como un estímulo positivo como lo es su alimento.

También es buena idea ponerle el arnés estando en casa, ya que se están relajados lo verán como algo positivo. Si está relajado con el arnés dentro de casa, puedes intentar unir la correa con el arnés.

No olvides seguir en casa, ya que es un ambiente seguro para que aprenda a que esto puede frenarle.

No hacer movimientos rudos, es mejor consentirlo cuando esté relajado a pesar de tener todo el accesorio. Si el adiestramiento para gatos e incluso con el bengalí doméstico se practica con clicker, se usaría para un reforzamiento de manera positiva

Consejos para salir a pasear con el gato

Luego de saber cómo acostumbrar al gato con el arnés y la correa, puedes hacer paseos internos de 20 minutos. Para que estos entrenamientos sean efectivos lleva un premio que llame su atención.

Ahora bien, cuando sepas que tu gato está preparado para ir a la calle, primero debes hacer el reconocimiento del espacio.

Lo ideal es que sea muy tranquilo, de ser posible donde no haya personas ni otros animales. Este punto es crucial, ya que se convierte en la primera salida del gatuno.

Ahora ya sabes que ellos son inseguros a lo desconocido. Por tanto, si es un nuevo lugar para él y hay seres vivos, podría convertirse en un paseo lleno de estrés.

Estos paseos al aire libre no deben pasar de 15 minutos, mientras más cortos sean el gato se acostumbrará a la correa y arnés.

Otro punto interesante es elegir el momento adecuado, ya que a los gatos les encanta el sol, así que aprovecha los mejores tiempos. Es importante evitar los días de lluvia, fríos y de viento.

También, es fundamental que estén correctamente vacunados antes de empezar los pasos a la calle. Esto se debe a que hay enfermedades contagiosas, entonces, protégelo de otros gatos en la calle que puedan estar enfermos.

Es común que sientas nervios si es el primer paseo con el gato, es por ello por lo que debes mantenerte tranquilo y olvida que algo saldrá mal.

Sin presión disfruta del ambiente y la tranquilidad junto al gatito, sin forzarlo ni volver el momento estresante. Además, déjalo que se mueva como quiera, pero guíalo con la correa durante el camino.

Es esencial que recuerdes a no obligar a caminar de alguna manera, ya que ellos no siguen muy bien las órdenes.

Conclusiones

Para finalizar, ten presente que el gato no se comportará como un perro. La intención de los paseos con correa es para conocer el mundo exterior y que la relación con tu mascota se profundice. El gato tiene una personalidad distinta al perro y no estará caminando junto a ti.

No lo sueltes si esperas que irá corriendo hacia a ti. Entonces, dale libertad al caminar, pero sin quitarle la correa, esto evitaría accidentes.

Si observas que tu gato no disfruta de los paseos, decide en no sacarlo más. Es perfecto seguir todos estos pasos, pero si se altera fácilmente, es mejor no obligarlo más. Aunque todo es progresivo y los resultados se verán poco a poco.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)