El oído de los gatos

Rate this post

Los gatos son una de las especies más encantadoras. Su sentido del oído es más sensible y cuentan con una capacidad auditiva sorprendente, más desarrollada que los humanos. Es de gran apoyo cuando están cazando. El oído de los gatos puede escuchar ruidos muy bajos y agudos. Es por ello que el buen oído es muy importante para ellos.

El gato es considerado como uno de los mejores cazadores nocturnos, es por este motivo que su oído permite localizar sus presas en la oscuridad.

De seguro has observa como un gato despliega sus orejas y las dirige hasta el objeto interesante. La oreja tiene más de 20 músculos, parecidas a las antenas parabólicas, las mueven de inmediato a cada lado porque han detectado un simple sonido.

Cuando los gatos están quietos suelen detectar mejor la fuente del ruido, ya que al estar en movimiento se les dificulta. En ocasiones se detienen instantáneamente si quieren escuchar con atención.

Descripción del sentido auditivo de los gatos

El oído del gato es muy sensible, ya que tiene la capacidad de detectar hasta 60 Hz, a diferencia de los humanos que alcanzan hasta 20 Hz. En cambio, los gatos más jóvenes llegan a oír hasta 100 Hz.

El oído del gato tiene gran intensidad acústica. Existen ruidos abrumadores de fondo, para ello, tratan de filtrar los sonidos que para ellos son más importantes.

El gato llega escuchar hasta 20 metros de distancia, pero es totalmente bueno para reemplazar la vista totalmente si lo une con el tacto. Si creías que un gato ciego se desorienta, estás muy equivocado.

Los músculos en las orejas del gato se mueven de manera independiente hasta detectar el sonido, e incluso a un roedor. Esta alineación es automática e instintiva.

El equilibrio del gato es gracias a través del sistema vestibular, que le permite caer siempre de pie. Teniendo en cuenta esto, es importante no tocar las orejas del gato excesivamente, solo se limpian lo necesario y según indicaciones del veterinario, ya que son sensibles a infestarse.

En general, los sentidos de los gatos han permitido cazar y sobrevivir. Gracias a ellos pueden percibir el mundo de manera diferente.

Los ácaros son peligrosos para los oídos del gato

Los ácaros son parásitos microscópicos. Son tan pequeños que miden menos de un milímetro y llegan a parasitar a plantas y animales. Hay hasta más de 50.000 tipos de ácaros, pero en el caso de los gatos nos referimos a Otodectes Cynotis, que afectan a sus oídos.

Este tipo de ácaros se alimentan del cerumen que está en el conducto auditivo del gato y cuentan con un ciclo de vida de al menos 3 semanas.

Estos aparecen después de la eclosión de los huevos a los 4 días y en 21 días la larva se vuelve un adulto arácnido para continuar su reproducción e infestación.

En consecuencia llega a infectar el conducto auditivo externo e interno provocando irritación. Si no se trata a tiempo, los gatos pueden sufrir infecciones más peligrosas.

Síntomas para detectar ácaros en los oídos del gato

Los síntomas más comunes son cuando el gato se rasca constantemente las orejas, esto provoca prurito, lo que causa la frecuencia del rascado.

Las heridas son habituales en las orejas, cuello y mejillas. Estas son similares a pequeñas costras que se pueden visualizar sobre los ojos del gato.

El cerumen en color oscuro puede confundirse con la sangre seca en el conducto auditivo. En condiciones saludables las orejas del gato son rosas y sin ningún exudado.

El gato sacude con frecuencia la cabeza, ya que los ácaros son molestos e incomodan su tranquilidad.

Estos síntomas no están siempre presentes en los animales, puesto que se observan algunos. Ante la insistencia de ellos, es esencial llevarlo al veterinario.

Contagio de ácaros en los oídos del gato

Estos ácaros son muy contagiosos e infectan gran porcentaje de felinos. Los contagios suceden de gato a gato cuando uno de ellos está infestado y la gata a sus crías durante el crecimiento

También, es probable de gato a perro, aunque estos últimos son poco de infestarse por este parásito. Si observas ácaros en el gatito, es esencial empezar con tratamientos preventivos para el perro.

Tratamientos para ácaros en los oídos del gato

A pesar que este ácaro es muy difícil de eliminar, hay productos que lo eliminan con facilidad y a su vez no maltrata el tejido de su oído. Es esencial que los tratamientos se aplique para evitar infecciones secundarias. No obstante, siempre son recomendados por el veterinario sin excepción.

La limpieza del oído a fondo con líquido antiparasitario para su uso con algodones impregnados. Con suavidad y cuidado hay que limpiar, de tal manera que se eliminan en pocos días.

De acuerdo a la gravedad del la infestación, se lleva el tratamiento por 21 días para garantizar la eliminación de estos ácaros.

¿Qué es la otitis en los gatos?

La otitis en los gatos es igual que en los humanos. Esto produce inflamación del epitelio sobre la zona auricular.

Además, causa dolor agudo y provocar pérdida temporal de audición en los gatos. Es más común en gatos con defensas bajas o que tengan infección en el pabellón auditivo. Ellos se contagian por animal infestado o por una infección fúngica.

La otitis aparece con mayor frecuencia en verano o primavera a causa de las altas temperaturas y de humedad.

Esto aparece en gatos más jóvenes hasta 2 años, además, el pelo largo y el tiempo que permanece al aire libre favorece a la otitis.

 Síntomas de la otitis en los felinos

Los síntomas de la otitis varían de acuerdo al tipo y la gravedad de la infección. Por ejemplo, se observan heridas en la zona por el rascado y hay dolor focalizado y agudo.

También, la irritación, el mal humo y la agresividad están presentes. Si observas apatía o algún indicio en pérdida auditiva, es necesario llevarlo al veterinario.

Tratamiento para la otitis en los felinos

Hay tratamientos para evitar la aparición de otitis, para ello, revisar los oídos, evitar que estén húmedos y controlar la limpieza. Sin embargo, hay productos óticos para que sus orejas estén saludables, pero el veterinario es quien receta lo adecuado para cada uno.

El tipo de tratamiento será de acuerdo a las características del felino, tipo de otitis y estado de salud del animal. Las indicaciones son importantes seguirlas para eliminarlo por completo.

Cuidar el sentido del oído del gato

El sentido del oído es lo más importante para el gato. A pesar de que estén durmiendo, ellos siempre estarán listos ate cualquier ruido desacostumbrado.

Por ejemplo, la música muy alta y los gritos son detestables pata los gatos. Además, algún sonido ensordecedor en la televisión, es causa de incomodidad.

Por ello, es necesario que consideres usar aparatos eléctricos, ya que son desagradables para el bigotudo. Ante algún ruido de la batidora, los gatos se irán.

Para cuidar los oídos del gato, es esencial limpiar sus orejas, aunque sea una tarea difícil es importante.

Un gran problema es la acumulación de cerumen, esto es consecuencia de la higiene descuidada en su conducto auditivo. Para ello, hay que ser cuidadoso, ya que causaría infecciones o pérdida de la audición. Para prevenir hay que limpiar el oído interno y externo.

Es de gran importancia que examines los oídos y orejas al gato cada semana, pero limpiarlo cada dos semanas.

La constancia es fundamental para controlar los desechos que el oído pueda generar. De igual manera, es una forma de anticiparse y detectar ciertas infecciones a causa de la falta de higiene en las orejas del gato.

Logra con éxito examinar los oídos del gato

Es muy importante que las orejas y los oídos del gato estén bien cuidados. Para iniciar, debes examinar el oído externo.

Para conseguirlo, fíjate en la pinna, es decir, una bolsita que está en el borde de las orejas del gato. Por ejemplo, si se encuentra en buen estado, observarás una capa de pelo sobre la superficie externa sin calvas y la parte interna de color rosa cuando está limpia.

En caso contrario, de haber enrojecimiento, es ideal llevarlo al veterinario para evitar heridas o costras en las orejas.

En este sentido, para examinar el oído interno. Es importante ubicarse en un espacio tranquilo para garantizar la higiene adecuada de los oídos del gato y por supuesto que el animal esté calmado.

Para hacer esto el cuidado es lo primordial. Para empezar, hay que doblar la oreja para ver el conducto auditivo, si está sano, el color rosado se observará y no habrá olor. En este punto, hay que verificar la presencia de heridas o arañazos, ya que es una alerta de alguna enfermedad.

Por ejemplo, si el oído tiene mucho cerumen y desprende olores desagradables, podría ser otitis y, como consecuencia el veterinario debe examinarlo.

Para finalizar, en las manos del dueño está la garantía de la limpieza de los oídos y las orejas del gato. Debes tener cuidado en limpiar el oído interno más no el conducto auditivo.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)