Diarreas en el gato bengalí

Rate this post

La diarrea es una afección por la que pasan todos los gatos en una o varias oportunidades durante su vida, que puede ser provocada por diferentes factores, pero debe ser atacada a tiempo para evitar un problema de salud en el felino, producto de la deshidratación que esto produce.

El gato bengalí no escapa a esa realidad y es necesario prestar atención a ello, pues puede ser un síntoma de alguna enfermedad en proceso, razón por la cual es necesario llevarlo al veterinario si presenta una diarrea frecuente.

¿Por qué da diarrea a un gato bengalí?

Existen diferentes razones por las que un gato de bengala, al igual que otras razas de gato, puede presentar diarrea, como un cambio repentino de su dieta, pues esto puede irritar su aparato digestivo al no adaptarlo paulatinamente al nuevo régimen de alimentación.

Otro motivo de diarrea en un gato puede ser que sea intolerante o alérgico a la lactosa, por lo que al darle leche o yogur puede irritarse su intestino. También un virus puede causar esta condición, que en algunas ocasiones viene acompañada de vómito.

Los gatos suelen ser muy sensibles al estrés, pues les provoca un aumento en la producción de cortisol, que se puede manifestar con diarrea, un bote de pelo o un cambio repentino de su comportamiento.

La presencia de parásitos o una infección en su intestino también puede producir diarrea en los gatos como el bengalí. Esto se diagnostica por medio de un examen de heces realizado por el veterinario.

¿Qué hacer si le da diarrea al gato bengalí?

Cuando un gato presenta diarrea, la recomendación de los expertos es dejarlo en ayuno durante unas 24 horas, siempre que se mantenga activo y su comportamiento no sea diferente. Durante ese tiempo se le puede administrar una solución que lo hidrate. Pasado el día, se le da una dieta blanda y baja en grasa, como pechuga de pollo con arroz.

Es importante alimentarlo con unas tres o cuatro raciones de comida al día, con el objetivo de no sobrecargar el intestino y no irritarlo. Posteriormente, en los dos o tres días posteriores al ayuno la dieta debe cambiarse paulatinamente hasta que tolere bien su alimento habitual.

Siempre es importante mantener agua fresca al alcance del felino. También puede dársele caldo de arroz porque es una sustancia que ayuda al buen funcionamiento del intestino del gato.

En caso de que notes que tu gato está decaído o aletargado es importante que lo lleves a un veterinario para que le administre fluidos por vía intravenosa.

Riesgo de la deshidratación en el gato bengalí

Tal como ocurre con los humanos, el riesgo más grande a la hora de que el gato presente diarrea es la deshidratación, razón por la cual es muy importante tratarlo con rapidez en cuanto se detecta que sufre esta condición. En este sentido, y en caso contrario, el gato podría complicar su salud.

A través del aspecto que tienen las heces del gato es posible identificar que tiene un cuadro de diarrea, pues tienden a ser aguadas, con mucosidad y una coloración más clara u oscura de lo habitual, por lo que siempre es adecuado hacerle un seguimiento a la forma como está defecando el felino para descartar cualquier anomalía.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)