¿Cómo saber si eres alérgico/a los gatos? 

5/5 - (1 voto)

La alergia a los gatos o a las mascotas en general, como los perros, es algo más común de lo que parece, y es que alrededor de un 15 a 30 % de la población presenta esta condición con respecto a los animales domésticos.

Vale decir eso sí, que la alergia a los gatos es mucho más frecuente que las reacciones generadas por los perros, y esto se debe al hecho que los gatos presentan mayores secreciones en cuanto a cantidad de sustancias, sustancias que son alergénicas para muchos humanos.

Cuando este alérgeno empieza a afectará a nuestro sistema inmunitario, es cuando se empiezan a desarrollar un conjunto de síntomas que indican la presencia de alguna posible alergia.

Por ello, desde tugatobengali.com te invitamos a continuar con este artículo, ya que hemos traído para ti una serie de puntos informativos relacionados con la alergia a los gatos, sus posibles causas y como puedes tratarlas.

¡Comencemos!

¿Cuáles son los primeros síntomas cuando eres alérgico a los gatos?

Los síntomas provocados por la alergia a los gatos son bastante similares a los síntomas por las alergias comunes, como puede ser el resfriado, la gripe o incluso la fiebre del heno.

Lo mejor para determinar si tus síntomas de alergia son provocados por un resfriado o por estar cerca de un gato, es precisamente al momento en que se presentan, pues si únicamente son signos que se presentan al estar cerca no sólo de gatos, sino también de perros, lo más probable es que esos síntomas de alergia no sean provocados por un resultado.

En ese sentido, a los pocos minutos de estar expuesto a la caspa de los gatos, incluso unos segundos, pueden ser suficientes para que una persona alérgica empiece con los estornudos, después, un intenso goteo nasal, lagrimeo constante y sensación de picor en los ojos.

En ese sentido, la constante congestión nasal, esa presión en los senos nasales sobre las mejillas o en los ojos, así como las molestias en la garganta pueden ser los siguientes síntomas.

En todo caso, a continuación, vamos a comentar cuáles son los síntomas más comunes por la alergia a los gatos:

  • Picazón y lagrimeo.
  • Estornudos fuertes.
  • Goteo nasal.
  • Congestión nasal.
  • Picazón en la piel, así como en la garganta, presentándose en este último caso como una sensación áspera.
  • Tos.

Otros síntomas en los casos más graves son:

  • Urticaria, que es básicamente la presencia de manchas elevadas y rojizas en la piel.

Si la persona tiene asma, los síntomas mencionados pueden dar lugar a otros problemas tales como:

  • Dificultad para respirar.
  • Presión y/o dolor en la zona del pecho.
  • Un silbido que se puede escuchar o sibilancias en la exhalación.

Causas de los síntomas de alergia a los gatos

No existe una causa completamente específica, pero sí que muchas de las alergias a los gatos son generadas por culpa de la caspa de su pelaje, esas escamas de piel muerta que tanto los gatos como otras mascotas peludas desprenden.

En este caso, el problema va mucho más allá, pues a diferencia de su pelaje, la caspa del gato no puede verse, y es la caspa que empieza a acumularse alrededor de la casa, en las alfombras, muebles, habitaciones y más.

También es cuero que, la saliva del gato es también un desencadenante de las alergias y sus síntomas.

Los gatos son animales que se caracterizan por su extensivo y meticuloso cuidado, y esto se nota en el hecho de que se lamen demasiado; su saliva cuenta con una proteína denominada Fel d 1, la cual es responsable por la alergia en los gatos.

 Esta es una proteína que es transferida a la piel y peaje de estos felinos, y con el tiempo, esta proteína y la saliva se van acumulando en la piel y el pelaje en general del gato, esto antes de desprenderse junto a la caspa del gato conforme este crece.

Algunas razas de gatos producen mayor Fel d 1 que otras, lo que puede tener allí una de las razones por las que muchas personas a alergia a los gatos reaccionan con mayor fuerza a determinadas razas de gatos.

También puede estar allí la explicación por la cual los gatos no siempre generan alergias en las personas, pues algunas en algunos casos no se acicalan tanto, y producen menos Fel d 1.

Tratamientos para la alergia a los gatos

La alternativa de los medicamentos y remedios naturales para combatir esas alergias a los gatos pueden ser de mucha ayuda para aliviar los síntomas que se presentan o disminuir tanto la caspa como las partículas de saliva que pueden desencadenar su reacción en primera instancia.

En todo caso, los médicos suelen recomendar el consumo de antihistamínicos o descongestionantes convencionales como un tratamiento a los síntomas generados por la alergia a los gatos.

De igual manera, en caso de los medicamentos de las farmacias no ayuden, puedes optar por la inmunoterapia.

A continuación, vamos a profundizar un poco más sobre las diferentes vías de ayuda para combatir la alergia a los gatos:

Uso de antihistamínicos

De acuerdo con su nombre, los antihistamínicos cumplen con la función de bloquear el efecto por parte de las histaminas, las cuales son sustancias químicas que actúan para dar lugar a la aparición de los síntomas de las alergias.

En general, el uso de antihistamínicos se puede dar a través de gotas, pastillas y hasta por aerosol nasal.

Tratamientos de inmunoterapia

La inmunoterapia consiste básicamente en recibir inyecciones de manera periódica, de modo que de tu sufrir alergias, te expongas al alérgeno.

Esto tiene como objetivo “entrenar” a tu sistema inmunológico de tal manera que no reaccione al alérgeno, incrementado de forma gradual sus niveles, hasta que llegue un punto en el que el contacto con sus desencadenantes habituales presente un efecto menor.

Uso de descongestivos

Los medicamentos descongestivos son una alternativa para ayudar a disminuir los tejidos inflamados en las fosas nasales, de manera que facilita la respiración a través de la nariz.

Diferentes pastillas para tratar la alergia de venta libre pueden combinar los efectos propios de los antihistamínicos en este caso, vi los de un descongestivo, deberás consultar al respecto en la farmacia.

Algunos remedios caseros para mitigar la alergia a los gatos

Más que remedios caseros, nuestra recomendación parte por realizar algunas actividades sencillas para reducir esos problemas con las alergias:

En caso de irrigación nasal

En este caso podrás llenar un irrigador nasal, o una pequeña botella en la que puedas encajar una solución salina y usarla para deshacerte de toda esa mucosidad e irritantes presentes en los senos nasales.

Limpiar a tu gato

Si bañas a tu gato de manera periódica, lo que estarás haciendo es reducir la cantidad de veces que este se va a acicalar, de modo que, al verse reducida esa necesidad, la cantidad de saliva y la producción de Fel d 1 también se verán reducidos, por lo que tu exposición a estos factores que provocan tu alergia será menor.

Reduce el contacto con el gato

Para disminuir la frecuencia y el impacto de los síntomas por alergia a los gatos, lo mejor que puedes hacer es reducir el contacto con el animal, claro, tal vez resulte complicado por la relación que puedes tener con el felino.

De igual manera, al llegar a casa después de estar cierto tiempo caminando por las calles, debes lavar tu ropa inmediatamente, pues son muchas las situaciones inesperadas y fortuitas que puedes tener contacto con el pelaje de un gato o su componente alérgeno.

En ese sentido, te recomendamos lo siguiente para reducir ese contacto:

  • Si vas a acariciar o abrazar a tu gato, trata de que sea lo más mínimo que puedas, y sobre todo evita besarlo.
  • Limpia con frecuencia las alfombras, sábanas de las camas y lugar donde duerme el gato para eliminar los pelos y la caspa suelta por esos lugares.
  • No duermas con tu gato, y si es posible, evita que pase mucho tiempo en la habitación donde duermes.
  • Pasa con regularidad, la aspiradora por tu casa paga atrapar todo el pelaje suelto de tu gato.

Algunas razas de gatos hipoalergénicos

Más que mencionar razas de gatos hipoalergénicos, es necesario dejar claro que no hay ningún gato que sea hipoalergénico en su totalidad, pues todas las razas sin excepción pueden producir caspa, saliva y orina.

Eso sí, existen determinadas razas que pueden arrojar menos caspa y pelos, algo que las hace mejor compañía para las personas que son alérgicas.

¿La dieta de nuestro gato puede ayudar a reducir la caspa causante de la alergia?

La dieta es sin duda un aspecto fundamental en la vida de un gato, y para este caso en específico, si que existen determinados alimentos que pueden provocar que el gato disminuya en el nivel de alérgeno en su pelaje, además de la caspa que producen.

Estos alimentos de gato usan un anticuerpo Fel d 111 que puede ayudar a aliviar la gravedad en las reacciones alérgicas que provoca el pelaje de tu gato.

Conclusión

Los gatos son sin duda una increíble compañía para el hogar, son limpios, tranquilos y muy bonitos. Pero, cuentan con diferentes agentes que pueden provocar alergias en las personas, y es por ello que se deben tomar algunas medidas al respecto.

Lo más recomendable está en saber convivir con el gato, en especial, aplicando medidas de higiene en el hogar, y siempre teniendo al alcance los medicamentos necesarios en caso de que se presenten los síntomas de las alergias.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)