Cómo bañar al gato bengalí

Rate this post

Una de las particularidades más interesantes que tiene un gato bengalí es el hecho de que le gusta mucho el agua, pues son muy buenos nadadores y disfrutan bastante zambulléndose en estanques naturales o artificiales.

Aun cuando el gato de bengala tiene una fascinación natural por el agua, lo más aconsejable es acostumbrarlos al baño desde pequeños, por lo que la edad recomendada para ello es de dos a tres meses de vida.

¿Es imprescindible bañar al gato bengalí?

En realidad, una de las ventajas que tiene el bengalí y muchas otras razas de gato es el hecho de que son animales muy aseados, por lo que tienen la capacidad de mantenerse limpios y aseados casi todo el tiempo.

Sin embargo, como a este tipo de felino en específico le agrada el contacto con el agua, no está de más que uses el baño como un mecanismo que le incentive el juego y la diversión cuando salen al exterior.

La salud del gato bengalí es uno de los aspectos más importantes, por lo que siempre debes asegurarte de que se encuentra limpio, ya sea que se asee a sí mismo o que decidas bañarlo con frecuencia y así estimular su instinto nadador.

Un dato curioso al respecto del baño del gato bengalí es que en casa debes mantener bajada la tapa del inodoro, pues puede verlo como una piscina para su disfrute y crear todo un alboroto en tu baño.

Consejos para bañar adecuadamente a un gato bengalí

En realidad, el baño del gato bengalí no requiere de algo extraordinario, pues basta con que coloques un poco de agua tibia en una bañera o recipiente donde el gatito pueda disfrutar el momento, chapoteando y divirtiéndose con ello.

En cuanto al champú, aquí sí debes prestar atención, pues lo más adecuado es usar un producto creado especialmente para gatos. Nunca utilices un champú para perros porque son productos que pueden ser muy tóxicos para los felinos.

Durante el baño, notarás que el comportamiento del gatito será miedoso al principio, pero luego comenzará a disfrutar la experiencia de entrar en contacto con el agua. Asegúrate de retirar bien el champú y secar al gato de manera correcta para evitar el desarrollo de alguna enfermedad en la piel.

Una vez que terminas de dar un baño a tu gato bengalí, debes limpiarle con cuidado el interior de sus orejas, pues tiene la particularidad de que tiende a producir mucha cerilla, en comparación con otras razas felinas.

En caso de que sea necesario puedes cortarle las uñas a tu gatito, usando para ello un cortaúñas especial, con el objetivo de garantizar su bienestar y evitar que provoque daños en algunos elementos de la vivienda donde suelen clavar sus garras para estirar las patas delanteras.

En caso de que no puedas bañar a tu gato con frecuencia, una vez a la semana puedes limpiar su pelaje, haciendo un movimiento en contra de la dirección del pelaje y otro a favor de esta, usando un paño húmedo para ello.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)