Los olores qué odian los gatos

5/5 - (1 voto)

Los gatos tienen un olfato tan desarrollado que por medio de el logran reconocer a las personas que le rodean, por ello existen una serie de olores que odian los gatos, plantas que odian los gatos y hasta algún perfume pues sus aromas les resultan extraordinariamente molestos.

Los felinos tienen un órgano llamado vomeronasal, también conocido como órgano de Jacobson, el cual es un receptor eficaz de feromonas, esta glándula se encuentra muy cerca de su boca, por ello en ocasiones cuando están olfateando ciertos aromas, pueden llegar a hacer muecas.

El olfato de los felinos es aproximadamente 14 veces más agudo que el de los humanos, por un lado, supone una ventaja sobre todo al momento de identificar personas o cazar, pero, por otro lado, es un inconveniente cuando existen olores fuertes que pueden afectarle.

Teniendo esto en cuenta, los olores que de forma general son los más odiados por los gatos son los que a continuación te presentamos:

El olor del arenero sucio

Los gatos realmente detestan el olor de la arena sucia, cuando su arenero se encuentra lleno de excremento, por ningún motivo querrá acercarse y buscará otro lugar para formar su propia caja de arena.

Normalmente suelen recurrir a las alfombras, a las macetas e incluso en la ropa que se pueda encontrar en el suelo.

Actualmente existen muchos tipos de arena en el mercado, con lo cual es posible lograr que el arenero esté en óptimas condiciones de pulcritud, para el gato no sienta su desagradable olor y pueda continuar usándolo sin necesidad de recurrir a otro lugar de la casa.

Entre las más populares se encuentran los areneros autolimpiables que emplea arena aglomerante e incluso se puede recurrir a la arena auto lavable que es un aparato eléctrico que se encarga de lavar y secar la arena.

Olores cítricos y ácidos

Sin exagerar los gatos odian los olores cítricos como el de la naranja, el limón, la lima entre otros; de hecho, el desagrado es tan grande que existen productos en el mercado con estos olores que son repelentes de gatos.

Los felinos tienen en el sentido del olfato hasta 14 veces más poderoso que el de los humanos púes cuentan con más receptores olfativos; por ello es que les resulta molesto el olor característico de los cítricos, lo cual es posible asumir que la aversión por estos aromas se debe al ácido cítrico, el compuesto orgánico tricarboxilico que tiene un fuerte sabor ácido que es atractivo para las personas, pero detestable para los gatos.

En líneas generales los gatos no toleran olores fuertes, debido a que su olfato es muy desarrollado y se afecta por la intensidad del olor, en el caso de los cítricos es porque su olor es agrio y les recuerda a los gatos el olor a orines, causándoles molestias debido a la intensidad de este tipo de aromas.

El olor a eucalipto

La mayoría de los gatos rechazan el olor de algunos aromas y las plantas no son la excepción, pues algunas de ellas les resultan tóxicas para su delicado y sensible olfato.

Uno de estos casos es sin duda alguna el eucalipto, esta planta produce aceites esenciales que pueden ser verdaderamente nocivos para la salud de los felinos.

La mayoría de los animales que se alimentan de esta planta pueden llegar a enfermarse, los gatos son particularmente propensos a intoxicarse si llegan a consumirlo, pues no tienen la capacidad de procesar la mayoría de sus aceites esenciales que se vuelven totalmente destructivos una vez que son consumidos, por ello el rechazo al eucalipto es definitivamente por instinto natural y supervivencia.

El fuerte olor que emana el eucalipto, mantiene a los gatos alejados, de hecho, existen productos en el mercado elaborados con los aceites esenciales de esta planta como repelentes para gatos e incluso productos para controlar las pulgas; los cuales no se recomiendan ser usados en los felinos porque para ellos son verdaderamente tóxicos.

El olor de algunas plantas

En líneas generales los gatos son amantes del olor de las plantas y las flores, sin embargo, hay algunas que no son de su total agrado.

Este es el caso del tomillo, de la lavanda, el geranio entre otras, debido a que sus fragancias son muy fuertes para su olfato e incluso pueden resultar toxicas para ellos.

El consumo de lavanda puede ocasionarle a un gato náuseas, vómitos y pérdida de apetito debido a que tiene más de 150 compuestos que son tóxicos para ellos, el olor de esta planta no es la excepción en los aromas que non toleran, pues es lo suficientemente fuerte como para que le resulte desagradable.

De igual manera, existe un arbusto denominado Coleus Canina, que se conoce popularmente como gato cobarde, pues los felinos lo evitan a toda costa, si bien es una planta hermosa de flores azules en las puntas, su olor es imperceptible para los humanos a no ser que se toquen, pero es detestable para los gatos.

El olor del pescado poco fresco

El pescado tiene un olor muy fuerte tanto para los humanos como para los animales, y los gatos no están exentos a él, pues no soportan el olor del pescado cuando está en mal estado.

Por ser animales cazadores y depredadores, rechazan cualquier aroma que tenga horas descompuesto en el medio ambiente.

Si bien a los gatos les gusta consumir el pescado, su olor cuando no este fresco es una de las cosas más desagradables que pueden percibir, de hecho, si un gato consume pescado en mal estado puede intoxicarse y enfermarse seriamente.

El olor de la pimienta

Su olor es tan penetrante que los gatos se alejan de ella, además de ser perjudicial si llegara a ser consumida debido a sus aceites esenciales los cuales pueden causarles serios daños a sus riñones; de hecho, la pimienta de cayena se usa para ahuyentar los gatos debido a su intenso olor.

No solo los aromas cítricos le desagradan, también les molestan los aromas picantes fuertes como es el caso de la pimienta, el curry e incluso la canela; la pimienta de cayena contiene capsaicina, esta sustancia química es la causante del rechazo que tiene los gatos, debido a su fuerte aroma.

En la actualidad existen una gran variedad de productos repelentes para mascotas que utilizan la pimienta de cayena como ingrediente principal, combinada con otros aceites esenciales como el aceite de mostaza, que son tan desagradables para el sensible olfato de los felinos, que realmente logran ahuyentarlos.

El olor del plátano

Una de las frutas más populares del planeta es una de las más desagradables para los gatos, su alto contenido de potasio les convierte en uno de sus peores enemigos.

Los gatos no toleran los plátanos debido a que la piel exterior de ellos, emite etileno en la mediad que se va madurando. Los gatos por su olfato super desarrollado y sensible captan ese olor químico que les trasmite la sensación de que es un objeto peligroso para ellos.

La piel del plátano contiene acetato de etilo, que huele muy desagradable para los felinos, de hecho, ellos se acercan con curiosidad a olerlo, pero al sentir este aroma, se alejan inmediatamente pues no tienen la capacidad de soportarlo.

Los olores químicos de los desodorantes y jabones

La mayoría de los olores que los gatos detestan suelen asociarse a los productos de limpieza y sobre todos aquellos que ofrecen aromas frescos, los cuales contiene esencias de cítricos, pino, eucalipto o menta, entre otros.

Si bien un gato no tratara de consumirlos, el contacto de estos productos con un juguete o su arenero, puede hacer que el felino deje de usarlos en el caso de que hayan sido desinfectados con productos que contengan este tipo de aromas.

De igual manera, los desodorantes y jabones que tiene olores químicos muy intensos son rechazados por los gatos, por ello se recomienda usar productos de limpieza de aromas neutros en los lugares donde se encuentra la comida del felino o en aquellos ambientes donde suele estar con mayor frecuencia.

Conclusión

Son muchas las causas que llevan a que los gatos rechazan ciertos olores, algunas son por un instinto de supervivencia y otras por su obsesión con la limpieza, pues los gatos no toleras convivir en entornos con suciedad o con olores desagradables.

Debido a su delicado y sensible sentido del olfato, muchos de estos olores, que son tolerables y agradables para los humanos, pueden resultar perjudiciales y muy desagradables para los gatos, por ello, debemos tenerlos presentes para no afectar la tranquilidad y la salud de nuestros amados felinos.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)