Reproducción del gato bengalí

El gato de bengala es una de las razas más atractivas que existen dentro del mundo de los felinos domésticos, pues cuenta con unas características específicas que lo convierten en un compañero único y especial, pues proviene de un cruce entre un gato de bengala asiático y un felino doméstico.

Es originario de Estados Unidos y es el compañero perfecto de los niños, pues cuenta con un carácter aventurero y juguetón, aun cuando algunas de sus características silvestres se ponen de manifiesto de vez en cuando. Hoy te hablaremos acerca de su proceso reproductivo para que conozcas aún más a tu mascota.

Una de las grandes ventajas que tiene esta raza felina es que no tienen tendencia a alguna enfermedad de índole genética, por lo que es una de las razas más saludables en la actualidad, algo muy beneficioso para ti, gracias a que su cuerpo suele ser bastante robusto y resistente.

Proceso de madurez reproductiva en el gato bengalíes

Los gatos de bengala macho suelen alcanzar su madurez reproductiva a los ocho meses de edad, mientras que la hembra la alcanza a los seis meses de nacida.

Durante este proceso suelen entrar en celo, lo que hace que los machos maúllen muy fuerte y orinen en diferentes partes para marcar su territorio y así llamar a una hembra para iniciar la reproducción. Incluso tienden a salirse a la calle parra buscarlas, por lo que es necesario estar atentos a ello para evitar posibles accidentes.

En el caso de las hembras bengalí, cuando inician su celo suelen ser un poco más silenciosas, por lo que emiten un tipo de gruñido bastante leve, restriegan su espalda en el suelo y levantan la cola y la cadera.

Es relevante que prestes atención a esto en caso de que tengas varios gatos bengala en casa, pues los machos suelen pelearse por la gata y tienden a crearse heridas fuertes o lastimarse de manera considerable, en vista de que todos van a querer montarla.

El cruce de los gatos bengalíes

Los gatos bengalís se cruzan tal como lo hacen las otras razas felinas, por lo que la hembra comienza a frotarse en el cuerpo del macho, haciendo una pequeña inclinación hacia adelante, flexionando las patas delanteras, al tiempo que levanta la cola y la cadera, con el objetivo de facilitarle al gato el proceso del montaje.

Una vez que el gato logra montar bien a la hembra, suelen durar así unos minutos, mientras éste la sostiene con la boca por la parte de atrás del cuello. Después, el gato se baja de ella y suele salir corriendo porque la hembra tiende a perseguirlo.

La gestación en los gatos bengalíes

Una vez que la gata bengalí ha quedado embarazada, comienza su período de gestación que es equivalente a 60 días, tiempo que puede extenderse hasta 70 días. Es normal que los primeros días de su embarazo, las gatas presenten síntomas como malestar general y vómitos, aunque no son molestias que perduren por mucho tiempo.

Una vez cumplido el tiempo de gestación, la gata da a luz a sus cachorros, que por lo general oscilan entre dos y cuatro gatitos, que son la descendencia directa de ella. Es posible que nazcan más machos que hembras por camada, los cuales suelen alcanzar su madurez completa en siete meses (hembras) o diez meses (machos).

Por supuesto, todo aquel gato que haya pasado por un procedimiento de castración quirúrgica u hormonal, así como la esterilización en el caso de las hembras, no entrará en celo y no podrá reproducirse, por lo que si quieres un crío de tu gato de bengala puedes cruzarlo antes de someterlo a su castración.