Prohibida la desungulación en el gato bengalí

Rate this post

La desungulación, a la que también se le conoce como oniquectomía, se refiere a un procedimiento quirúrgico a través del cual se les extirpan las uñas a los gatos, amputando parcial o totalmente los huesos terminales o falanges distales propias del felino.

Es una práctica que se ha convertido en un tema controversial, en vista de que las uñas son un mecanismo de defensa de los animales, en especial para los gatos como el gato bengalí, el cual suele necesitarlas para trepar árboles o defenderse de algún posible ataque provocado por otro animal.

¿Por qué quitan las uñas a los gatos bengalís?

Algunos veterinarios realizan la desungulación en un gato de bengala por petición de sus propietarios, quienes suelen alegar que es un mecanismo para evitar que la mascota cause daños a algunos elementos del hogar como las alfombras, los muebles, las cortinas, entre otros.

Sin embargo, esta práctica está totalmente prohibida por la legislación de algunas provincias de España como Valencia, Cataluña y Andalucía, en vista de que se le considera como un tipo de mutilación que afecta directamente la salud y bienestar de todas las razas de gato en general.

Es probable que en un futuro más comunidades autónomas del país se unan a esta iniciativa impulsada por los defensores de los animales, quienes consideran esta práctica como algo atroz para los animales por todas las consecuencias que trae para ellos.

Desventajas de la desungulación en los gatos bengalís

Tanto en los gatos bengalís como en cualquier otra raza de gato, la desungulación representa un procedimiento muy desventajoso y cruel para el animal, en vista de que produce los siguientes efectos:

Sin defensas

Cuando se quitan quirúrgicamente las garras a un gato de cualquier raza en general, se le priva de una de sus defensas naturales, algo que los deja muy vulnerables, pues no pueden defenderse ante un posible ataque de otro animal.

Frustración

La operación de desungulación provoca una frustración extrema en los gatos, en especial los de la raza bengalí, en vista de que los priva de su naturaleza trepadora de árboles con rapidez, algo que suelen hacer mucho cuando se sienten amenazados por algo en el entorno.

No ejercitan los músculos

Al quitarle las uñas al gato bengalí éste no puede ejercitar los músculos de sus patas a la hora de estirarse en su rascador, lo que puede afectar su total desarrollo físico.

Es extremadamente doloroso

Tal como ocurre con cualquier amputación en un animal, la desungulación es uno de los procedimientos quirúrgicos que resultan más dolorosos y traumáticos para los gatos de diferentes tipos de raza, por lo que resulta algo muy cruel para un felino como el bengalí.

Nerviosismo constante

Cuando el gato se da cuenta de que no tiene sus uñas, tiende a desarrollar un estado de nerviosismo y sentirse amenazado con frecuencia, por lo que comenzará a morder más de lo normal como mecanismo de seguridad para contrarrestar la ausencia de sus uñas.

Este procedimiento es totalmente innecesario, pues basta con comprar un cortaúñas especial para gatos y hacerle el corte adecuado de sus uñas al felino para evitar que haga daños con ellas y sin someterlo a algo tan traumático y cruel.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)