Fibrosarcoma felino

La aparición de presencias tumorales en los felinos es más común de lo que crees, pero existe un sarcoma en particular que tiende a presentarse luego de la administración de inyecciones subcutáneas, cuya relación data desde el año 1991.

Entiéndase por sarcoma un tumor maligno de tejido conjuntivo de la musculatura y de los vasos sanguíneos que deteriora el organismo del animal.

El Fibrosarcoma felino como se le conoce comúnmente, suele pasar como una enfermedad desapercibida y es un tema que requiere ser tratado con profundidad y que merece la difusión necesaria con el fin de prevenir este tipo de afecciones que pueden poner en riesgo la salud y la vida de nuestras mascotas.

Continúa leyendo y conoce todo lo que necesitas saber a cerca del Fibrosarcoma felino, cual es el diagnostico, como se genera, como se trata y mucho más.

¿Qué son los sarcomas asociados a punto de inyección?

Los sarcomas asociados a punto de inyección, comúnmente conocidos como Fibrosarcoma felino, es un tipo de tumor que afecta la salud de los gatos, es un tumor muy agresivo, sumamente invasivo y con elevada tendencia a la recurrencia, este tipo de sarcoma es uno de los más frecuentes entre las afecciones felinas.

El Fibrosarcoma felino supone entre al menos el 6 y 12 % del total de las neoplasias felinas, y un al menos un 40 % del total de neoplasias cutáneas en los gatos.

Una neoplasia es una especie de formación anormal de un tejido nuevo con tendencia tumoral en determinadas zonas del cuerpo, esta formación puede ser benigna o maligna.

En el caso de los Fibrosarcomas, estos son tumores malignos derivados del tejido conectivo fibroso que deterioran la calidad de vida del felino que lo padece.

Esta enfermedad crece rápidamente afectando a los tejidos vecinos, es por ello que su detección temprana es fundamental en la pronta recuperación del gato.

¿Qué ocasiona la aparición del Fibrosarcoma felino?

Desde el año 1991 se ha debatido la relación entre las inyecciones subcutáneas y la aparición del Fibrosarcoma felino, y aunque hay evidencias que sugieren que esta enfermedad está estrechamente ligada al proceso de inyecciones para el tratamiento del virus de la leucemia felina en gatos y la administración de vacunas de la rabia.

En la actualidad también se le asocia con otros aspectos como la administración de medicamentos inyectables como es el caso de los antinflamatorios, el uso de microchips y con el empleo de puntos de sutura no reabsorbibles en el cierre de incisiones de carácter quirúrgico.

La mayoría de los expertos coinciden en que la causa que ocasiona la aparición del Fibrosarcoma felino se genera a raíz de la inflamación local en felinos que son susceptibles a inyecciones o procesos de vacunación.

Esta causa también apunta a un aspecto genético, en donde la lesión ocasionada por la inyección subcutánea termina provocando la aparición de células malignas en el tejido conectivo hasta transformarlas en un sarcoma.

¿Se puede prevenir la aparición del Fibrosarcoma felino?

Cualquiera pensaría que la mejor solución para prevenir el cáncer felino es no vacunar a nuestro gato y evitar tratamientos que requieran medicaciones inyectables, pero la verdad es que la probabilidad de que tu gato padezca de fibrosarcoma felino es bastante baja si se le compara con los beneficios que le brinda la administración de sus respectivas vacunas.

Sin embargo, existen una serie de aspectos bastante relevantes que pueden contribuir notablemente en la prevención de esta enfermedad y te los detallamos a continuación:

  • Evita que se le administren medicamentos a tu gato en su musculatura, lo más prudente por parte de un veterinario sería aplicar la inyección bajo la piel.
  • Se recomienda realizar este tipo de inyecciones en lo que se conoce como pared abdominal lateral, de esta forma se disminuye el riesgo de afectar algunas partes del cuerpo de difícil acceso en caso de que se llegue a un proceso de operación y extirpación.
  • Adopta un programa de vacunación adecuado con la frecuencia necesaria, luego del año es primordial que el gato sea revacunado con el fin de fortalecer el sistema inmunológico, sin embargo, luego de este tiempo, si tu gato cuenta con un mínimo riesgo de exposición o contagio, puede implementar un protocolo de revacunación cada 2 o 3 años.
  • Al vacunar a tu gato o suministrarle algún medicamento inyectable, asegúrate de que estas inyecciones se administren en zonas diferentes durante cada ocasión, al rotar el área de vacunación o inyección, se está evitando la estimulación inflamatoria de una misma zona del cuerpo.

¿Cómo sé si mi gato padece de esta enfermedad?

Siempre recomendamos las visitas periódicas al veterinario para controlar que todo marche bien con nuestras mascotas, sin embargo, en casa también debemos estar muy atentos ante cualquier cambio significativo que pueda estar interfiriendo con la salud de nuestro gato.

Una de las formas más fáciles de detectar si un gato es propenso a padecer de Fibrosarcoma felino es mediante la aparición de un bulto bajo la piel, que puede notarse cuando solemos acariciar a nuestro gato.

Si notas alguna masa o protuberancia fuera de lo común en tu felino, debes observarla con especial cuidado, los tumores suelen aumentar de tamaño considerablemente en cuestión de días, semanas o meses, según el nivel de agresividad.

Cualquier bulto sospechoso en nuestra mascota debe ser notificado cuanto antes al veterinario, si el bulto crece o se expande más de 2 cm tu gato podría estar enfrentando la aparición de un Fibrosarcoma felino.

De encontrarse en una etapa de metástasis tu mascota podría presentar tanto fallas motoras como fallas en su sistema respiratorio.

¿Existe algún tratamiento para el Fibrosarcoma felino?

Sí, existen varios tratamientos para atacar el Fibrosarcoma felino y cada uno atiende a la gravedad del sarcoma, la ubicación del mismo y si se encuentra en proceso de metástasis o no.

Por consiguiente, el Fibrosarcoma felino puede tratarse a través de los siguientes tratamientos médicos.

Extirpación total

La extirpación completa del tumor o sarcoma, figura como el primer paso del tratamiento ante la aparición de esta enfermedad, debido a la facilidad invasiva de esta enfermedad, es necesario extirpar todos los músculos y fascias que se encuentran adyacentes a la ubicación del tumor.

Este proceso de extirpación se recomienda solo si el tumor es pequeño y de fácil acceso, y la metástasis ha sido descartada.

Si la biopsia revela un Fibrosarcoma con márgenes limpios, y el felino presenta excelente recuperación, muchas veces no es necesario realizar los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.

Radioterapia

Cuando existe tejido tumoral que no puede ser extirpado el tratamiento debe completarse con algunas sesiones de radioterapia, este proceso debe llevarse a cabo una o dos semanas después de la extirpación del tumor.

En el periodo en que la incisión quirúrgica ha comenzado a cicatrizar, el éxito de este tratamiento puede variar en función de algunos factores como la calidad de la escisión quirúrgica, el tamaño antes de la escisión y la cantidad de escisiones previas.

Quimioterapia

Finalmente, el proceso de quimioterapia, también requerido cuando el tejido tumoral no se ha extirpado del todo, es importante resaltar que algunos fibrosarcomas felinos que no se encuentran asociados con la administración de vacunas según el diagnóstico médico, poseen una respuesta menor a este tratamiento, se habla de al menos un 10-15 %.

Por otro lado, el tratamiento de quimioterapia tiene una mayor tasa de éxito cuando se usa carboplatino o doxorrubicina, con una eficacia promedio del 50 % y 60 %.

Como última opción y parte de un tratamiento bastante completo para combatir esta enfermedad felina, las inmunoterapias son ideales para combatir la metástasis y las recidivas, y a su vez fortalecer el sistema inmune de tu gato.

Esperanza de vida de un gato con Fibrosarcoma felino

El pronóstico para el Fibrosarcoma felino es reservado, debido a su agresividad y al alto riesgo de recidivas puede parecer un tanto desfavorable, es por ello que lo más prudente es informarse con el médico veterinario sobre todo el panorama y la gravedad del Fibrosarcoma y evaluar todos los riesgos y las opciones existentes para mejorar la calidad de vida de nuestra mascota una vez que se ha detectado la enfermedad y su gravedad.

Lo primordial una vez que se ha localizado el Fibrosarcoma es llevar a cabo una cirugía bien ejecutada, y recurrir a los posteriores tratamientos como la radioterapia, quimioterapia y la inmunoterapia, en gran parte el éxito de estos tratamientos depende de la gravedad y el tamaño del tumor, y si este se ha esparcido por otras zonas del organismo del felino.

A pesar de que en gran parte la esperanza de vida de tu gato está ligada a las características del Fibrosarcoma, como el tamaño, su localización, su extensión y extirpación completa, así como la positiva respuesta a los respectivos tratamientos.

Actualmente, son muchos más los métodos y procedimientos que ayudan a reducir las probabilidades de recurrencia y que al mismo tiempo estimulan el sistema inmunológico de tu mascota ayudándole a combatir esta enfermedad y mejorando su calidad de vida.

Uno de estos tratamientos es el tratamiento por electroquimioterapia intraoperatoria, cuyos estudios y pruebas han revelado que tiene una elevada tolerancia por parte de los pacientes felinos y ha demostrado conjuntamente con una cirugía exitosa, ser potencialmente útil en la reincidencia de esta enfermedad.

Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)