¿Sabes por qué los gatos se lamen?

Probablemente alguna vez en tu vida has visto a un gato que lame a otro y esto ha llamado tu atención, pues es una imagen que representa el método de acicalado más tierno que tienen estas mascotas. Esto es algo que va más allá de la ternura y el amor, pues es algo que aporta confianza y refuerza los vínculos entre ellos.

Este tipo de comportamiento tiene su origen en algunos factores o circunstancias que conllevan al felino a realizar esta acción y que te indicaremos a continuación, para que logres comprender mejor a tu compañero felino y la forma como se relaciona con otros gatos, tanto de tu familia como los que llegan nuevos a casa.

Lamidos de gatos: 3 razones del porqué lo hacen

Los gatos se lamen entre ellos por diferentes razones, de acuerdo con los resultados de algunas investigaciones realizadas por especialistas en la materia. Entre estos motivos vamos a destacar tres de los más importantes y comunes:

Se lamen para fortalecer los lazos o vínculos familiares

La mayoría de los gatos adultos tienen la costumbre de lamer a sus crías como mecanismo para fortalecer los vínculos o lazos familiares, así como para que sean identificados como parte de su grupo familiar por parte de otros felinos.

Los lamidos que realizan los gatos de padres a cachorros y viceversa resultan fundamentales para que los vínculos emocionales se fortalezcan. Además, esto les permite contar con un aroma específico que los diferencian fácilmente de las demás familias felinas.

De hecho, si las gatas no lamen lo suficiente a sus cachorros puede hacer que estos adquieran un aroma diferente, lo que tiende a provocar su rechazo al no identificarlos como miembros de su manada.

Una vez que se convierten en adultos, los gatos continúan lamiéndose para así hacer más fuerte su vínculo familiar. Esta es una costumbre que pasa de generación en generación y se presenta entre felinos de una misma camada que crecieron juntos.

Aunado a esto, cuando la gata lame a sus cachorros los ayuda a estimular la defecación, la orina y la respiración, estimulando de esa manera su desarrollo.

Incluso, un dato curioso de estas lindas mascotas es que tienden a lamer también a sus cuidadores, algo que es una señal de que los consideran como un miembro más de su familia.

Se lamen entre ellos para protegerse

Si tienes en casa un felino y llevas uno nuevo, al principio se presentará una situación de rechazo que va desapareciendo con el tiempo a tal punto que en algún momento puedes observar que comienzan a lamerse uno al otro, pues se aceptan como miembros de la misma manada, aun cuando no nacieron de la misma madre.

Y es que una vez que el proceso de socialización se logra por completo, ambos gatos adoptan una actitud más relajada que se manifiesta con los lamidos como una señal de afecto, bienvenida y protección. No es algo que significa amor como tal en ellos, pero sí bienestar y disfrute de la compañía.

Cuando un gato lame a otro le ayuda a reducir sus niveles de estrés y ansiedad, por lo que su compañía le aporta un nivel de protección perfecto para su desenvolvimiento normal en casa o cualquier otro recinto en el que viva.

Por supuesto, en estos casos siempre es adecuado garantizar que la alimentación correcta y separada a cada uno de ellos, con el objetivo de evitar posibles peleas, en especial por parte de aquellos que tienen un carácter más fuerte y les cuesta socializar con facilidad.

El lamido entre los gatos también les proporciona un beneficio interesante y es que les ayuda a refrescarse, pues no poseen glándulas sudoríparas, por lo que al lamerse en los días más calurosos su temperatura corporal se regula.

Además, esto les estimula la circulación de la sangre, pues su lengua que es algo rígida y áspera ayuda a que la sangre fluya de manera adecuada entre las venas y arterias de tu felino.

Se lamen entre ellos para crear vínculos

Los lamidos entre los gatos son acciones que forman parte de sus relaciones sociales, en vista de que son una muestra de la confianza que tienen al estar junto a otro felino. Además, es una demostración física de cariño, afecto y complicidad que ayuda a que la convivencia sea bastante agradable.

Cuando ves que tus gatos se lamen el área facial y las orejas, por ejemplo, estás observando una demostración de confianza que fortalece sus vínculos emocionales. Por supuesto, como otros ejercicios de confianza, los lamidos no siempre se dan entre los felinos a la primera cuando no se conocen, pues esto es algo que se da de manera paulatina.

Por supuesto, también puede ser que se laman las patitas o alguna otra parte del cuerpo. De hecho, cuando realizan este ritual de confianza pueden comenzar a ronronear, pues es un mecanismo con el que manifiestan que se sienten bien con ello.

Incluso aquellos gatos que no tienen pelo llevan a cabo el ritual de lamidos entre ellos, en vista de que esto les ayuda a mantenerse totalmente limpios, pues la lengua y la saliva evitan que algún parásito o bacteria de aloje en su piel.

Los gatos que se lamen entre ellos sin lugar a dudas son amigos y se consideran de una misma manada. Tienen lazos y vínculos lo suficientemente fuertes para ello. Precisamente es por esto que no resulta nada raro cuando un gato lame a su pareja cuando se encuentra en labor de parto y le ayuda a lamer a sus cachorros al nacer.

¿Por qué los gatos se lamen antes de luchar?: conoce las causas

Aun cuando los lametazos parecen un ritual tierno entre los gatos, la verdad es que este tipo de ritual de aseo también puede hacer que alguno de los ejemplares involucrados pierda su paciencia y comience a morder o golpear a su compañero, en especial si ha realizado los lamidos con mucha intensidad.

Esto es algo que puede conllevar al desarrollo de una pelea seria si el otro gato responde de manera defensiva. Todo depende del carácter que tenga cada felino y el nivel de tolerancia que ha desarrollado durante la convivencia con otros gatos.

Por supuesto, esto es algo que depende directamente del tipo de lucha que se presenta entre ellos, pues puede tratarse también solo de un juego, cuando el otro gato responde sin violencia o agresividad.

Ahora bien, en caso de que los arañazos y las mordeduras se conviertan en algo más serio, es mejor hacer un análisis de la razón de esto, pues puede que uno de los felinos esté sometido a algún tipo de estrés, ansiedad o angustia y lo manifiesta de esa manera, atacando a sus compañeros cuando quieren acicalarlo.

Cualquiera que sea la situación, los lazos de los gatos se fortalecen considerablemente con sus rituales de lamidos, en especial cuando pertenecen a una misma manada, han crecido juntos o se han adaptado muy bien a la presencia de otro felino proveniente de una familia diferente.

La nutrición es uno de los aspectos más importantes para el gato, en vista de que incide directamente en su comportamiento. Es por ello que resulta indispensable garantizarle el suministro de un alimento de buena calidad, que además de mantenerlo saludable, le ayuda a estar de buen humor la mayor parte del tiempo.

Siempre debes asegurarte que tus felinos se estén desenvolviendo en un ambiente que le proporcione seguridad, confianza y tranquilidad, pues de eso también depende, en gran medida, que tengan un comportamiento más relajado tanto con sus cuidadores como con sus otros compañeros.

Francisco Javier García García
Últimas entradas de Francisco Javier García García (ver todo)