Primeros días de nuestro gato bengalí en casa

La llegada a casa de un gato bengalí debe ser un proceso muy agradable que requiere manejarse con tranquilidad y paciencia, tal como se hace con otras razas de gatos, con el objetivo de garantizarles todo lo necesario para que se sientan cómodos y se adapten con facilidad a su nuevo hogar.

Los gatos bengalís provienen de una mezcla con un felino de raza salvaje como es el leopardo asiático, por lo que tienden a tener un comportamiento único respecto a gatos de otras razas. Estas características son principalmente el afecto, la valentía y un espíritu aventurero, razón por la cual los gatitos bengalies se adaptarán aun más rápido que otras razas. Aun así hay que tener en cuenta varios consejos para que el gatito se adapte lo mejor y rápidamente posible a su nuevo hogar.

Prepara la llegada de tu gatito a casa. No dejes nada al azar

A esta raza de gatos, conocidos como de bengala, se les considera como salvajes cuando se trata de la primera a la cuarta generación, razón por la cual para algunos países es una especie felina protegida y se requieren permisos especiales.

En ese sentido, algunos de los requisitos o condiciones necesarias para poder tenerlos en casa como un espacio amplio, con elementos para trepar, arañar y esconderse, en el que pueda jugar y moverse con total libertad, en vista de que suelen tener un poco más energía que otros gatos domésticos.

Esto se debe a que un bengalí es una mascota que suele amar los juegos de inteligencia, incluso algunos son parecidos a los de los perros, razón por la cual se pueden adiestrar con más facilidad que otras razas. Incluso son amantes del agua, por lo que también es bueno garantizarles un espacio en el que puedas bañarlo con frecuencia, ya sea en el baño durante los días de invierno, o en el exterior durante el verano.

Como les encanta estar aprendiendo nuevos trucos, son perfectos para enseñarlos a buscar juguetes, por lo que te recomendamos comprar algunos de estos elementos que te sirvan para hacer que se distraiga y drene esa energía natural que poseen. Si quieres enseñarlo a que camine a tu lado durante los paseos, puedes comprar también un arnés y una correa para ello.

Antes de llevar un gato bengalí a casa, certifica que tienes un espacio vertical para él, donde pueda saltar y escalar, así como explorar territorios altos. Un árbol alto en un jardín es uno de los lugares favoritos para este tipo de raza felina, por lo que sería ideal si lo tienes en casa.

Si tienes un acuario en tu hogar, es necesario que tengas cuidado o lo ubiques en un área a la cual el gato no tenga acceso, pues el bengala es un cazador innato y muy hábil. Si tienes otros animales pequeños como cobayas, conejos o hámsteres no te recomendamos un gato de esta raza, pues ese instinto de cacería puede hacer que atrape dichas mascotas.

Compra un rascador para tu gato bengalí… suelen buscar la manera de limar siempre sus uñas y para ello utilizan muebles, sofás, entre otros. Esto se puede evitar ubicando dicho elemento en un sitio estratégico, enseñándole que ese es el lugar que puede rascar con toda confianza.

Es muy importante que se sienta seguro

La seguridad y bienestar de un gato bengalí es indispensable para sus propietarios, por lo que es necesario que le construyas un refugo en el que se sienta a gusto, en especial durante la primera noche, pues los felinos no suelen ser muy amantes de los cambios y tienden a sentirse muy extraños en su nuevo hogar.

Es posible que al dejarlo solo llore o maúlle porque extraña a su mamá y sus hermanos; esto es algo totalmente normal y es parte de su proceso de adaptación a un entorno totalmente nuevo en el que se irá acostumbrando a nuevos olores.

Además, es probable que se esconda durante los primeros días. Crea para ello un espacio en el que se sienta tranquilo, abrigado y seguro. Procura no atosigarlo porque esto tiende a estresarlo un poco más de lo normal. Eso sí, colócale cerca de su refugio su agua y su alimento a diario.

En ese sentido, es mejor que prepares un espacio, como una habitación que sea acogedora y tranquila, en la que coloques su camita, su alimento, su agua y sus juguetes. Debes enseñarle dónde está cada elemento, así como su arenero, que debe estar lo más retirado posible de sus platos y su cama.

No cambies ninguno de estos elementos se sitio y ubícalos de manera estratégica que se cree una especie de escondite o refugio, pues uno de los instintos más característicos de estos gatos es que les gusta esconderse. Para esto puedes usar túneles, casitas para gatitos o una caja de cartón… también suelen encantarles.

Como el animal está en período de adaptación, dentro de los cuidados del gato bengalí debes evitar regañarlo porque haya hecho algo indebido, pues las normas del hogar deben quedar a un lado mientras la mascota agarra algo de confianza y comodidad, que suele darse rápidamente.

Esto te lo recomendamos porque lo importante es que el felino sienta que la relación con los humanos se basa en la confianza, mas no en el miedo, algo que no debe ser. Para evitar posibles inconvenientes, retira aquellos objetos vulnerables o muy pequeños que el gato pueda tirar, tragar, morder o arañar.

¿Qué hacer si siente miedo y se esconde?

Cuando un gato llega a casa por primera vez, es totalmente normal que sienta algo de temor y busque un lugar dónde esconderse. No te alarmes si tu nuevo gato bengalí busca un refugio durante los primeros días, pues es parte de su proceso de adaptación.

Unos suelen salir de allí con más rapidez que otros, pues es algo que depende directamente del grado de confianza y seguridad que sienten para ello. Consiente a tu felino de vez en cuando y transmítele, el amor y la tranquilidad que requiere para que se sienta a gusto.

En caso de que el gato te rechace por ese miedo que siente, no debes obligarlo a nada. Déjalo tranquilo hasta que comprenda que eres su propietario y ahora forma parte de una familia humana dispuesta a proporcionarle el amor y los cuidados que necesita.

Tú lo eres todo para tu gato

Cuando llevas un gato bengalí pequeño a casa, con el tiempo te conviertes en todo para él, pues tienden a ser cariñosos con los humanos, por lo que te buscará constantemente, querrá jugar y compartir contigo cuando ya se sienta seguro y en confianza.

Devuelve esos gestos prestándole toda la atención y los cuidados que requiere para hacer que se sienta aún más relajado en casa. Recuerda que es muy importante que lo lleves a control con un médico veterinario, quien se encargará de administrar las vacunas, desparasitar y darte consejos para cuidar a tu nueva mascota.

Además, garantiza una alimentación adecuada de tu gato, de acuerdo con cada etapa de su desarrollo, con el objetivo de garantizar que crezca totalmente sano.

El gato bengalí es como un perrito

Una de las principales características de los gatos bengalíes es que suelen ser mascotas muy cariñosas, aun cuando provienen de una raza silvestre. Es por ello por lo que suelen comportarse casi como un perrito, siguiendo a sus propietarios donde quiera que vayan y les encanta reposar en su regazo.

De hecho, por esa razón se dice que esta raza felina se comporta como un perrito. Es por ello por lo que resultan ser los compañeros perfectos para aquellas personas que suelen pasar mucho tiempo en casa, pues suelen preferir siempre la compañía de los humanos y estresarse si se quedan solos por largos períodos.

En caso de que seas una persona muy ocupada y pases muchas horas fuera de tu hogar, lo más recomendable es que tengas dos gatos como mascotas, en vista de que esa es una manera segura de hacer que no se sientan tan solos.

El gato bengalí y los niños

Los gatos bengalís tienen la particularidad de que se llevan muy bien con los bebés y los niños, por lo que resultan seguros para tus hijos; incluso disfrutan pasar tiempo y jugar con ellos porque ambos tienen suficiente energía para ello.

Suelen entretenerse mucho con los pequeños. Para garantizar una mayor seguridad en los niños es recomendable que cortes las uñas de tu gato con frecuencia y las mantengas así, pues durante los juegos la mascota podría arañar al pequeño.

Adaptación a la convivencia con otros gatos de la casa

El proceso de adaptación de los gatos bengalíes con otros gatos dentro de la misma casa suele ser bastante sencillo, en vista de que son de carácter muy abierto y tienen una curiosidad innata que los hace acoplarse bastante bien con otros felinos. Todo esto siempre dependerá de la manera en que los presentes.

Cuando llevas un gato bengalí a casa, luego de unos tres días de adaptación éste suele entrar en confianza con los otros gatos sin mucho inconveniente. De hecho, algunos de ellos se integran muy bien desde el primer día, dependiendo del carácter de los demás.

En caso de que en el hogar al que se lleva el gato bengalí existan muchos gatos o perros, es mejor no ponerlo en contacto con la manada desde el primer día, pues la adaptación debe darse de forma progresiva.

Cuando tienes un perro en casa, el gato bengalí puede tardar más tiempo en adaptarse a éste, por lo que en un período de 10 a 20 días pueden comenzar a relacionarse bien, pues este proceso es un poco más lento por la diferencia de las especies.

Procura que primero el gato se adapte a su nuevo hogar y luego vas presentándolo paso a paso a tu perro, en períodos diferentes, a fin de evitar roces o enfrentamientos entre ambos. No los dejes totalmente solos hasta que estés seguro de que entre ambas mascotas existe una relación cordial.

Una vez que el gato bengalí entra en confianza con otros gatos o perros, se convierte en un excelente amigo de ellos, por lo que los verás jugar, comer y dormir juntos durante el día.

No dejes que tu gato se asilvestre en el hogar

Todos los cuidados que te indicamos previamente evitarán que tu gato bengalí desarrolle algún tipo de instinto negativo o agresivo hacia ti o tus otras mascotas, pues siempre que le garantices todo lo que necesita para estar a gusto, ese instinto salvaje natural que lleva en sus genes no se manifestará.

Para evitar que la producción de hormonas propias de la reproducción del gato despierte ese instinto silvestre en busca de una compañera, es necesario castrarlo a los 5 o 6 meses de vida en el caso de las hembras. Esto te garantizará un comportamiento más tranquilo del animal.