¿Los gatos bengalíes son más cariñosos?

Muchas personas suelen sentirse atraídas por el gato bengalí debido a esa belleza natural que los caracteriza, pero tienen ciertas dudas acerca de si son mascotas que tienen sentimientos hacia las personas o no. Esto es algo que los científicos han estudiado, debido a la capacidad que tienen estas mascotas de relacionarse con los humanos.

Los gatos de esta raza en particular son muy inteligentes, hiperactivos y fuertes; de resto su comportamiento es tal cual, como otros gatos domésticos, por lo que no son más cariñosos, sino que tienden a demostrar afecto y emociones positivas hacia sus propietarios.

¿Qué dicen los científicos sobre los sentimientos de los gatos?

En el mundo se han llevado a cabo varios estudios e investigaciones para saber si los gatos tienen sentimientos hacia la persona que los cuida, alimenta y proporciona un hogar, los cuales han demostrado que estas mascotas sí son capaces de desarrollar un vínculo afectivo y de apego con los seres humanos.

Claro, esto es algo que suele depender también de la raza del felino, su carácter y el tipo de socialización que tiene con sus propietarios.

Un ejemplo de ello fue una investigación en la que ingresaron a un gato y su cuidador a una habitación, en la que permanecieron juntos por dos minutos. Luego de esto la persona se retiró por dos minutos más y regresó al recinto para reencontrarse con su mascota.

Por medio del estudio del comportamiento y lenguaje corporal de los gatos y sus propietarios se llegó a la conclusión de que existe dos tipos de apego: los gatos que sí manifiestan sentimientos de amor hacia sus propietarios y se sienten seguros con ellos. Estos demostraron ansiedad al no estar con su cuidador, maullando y buscando la forma de salir, pero se relajaron cuando éste entraba a la habitación.

El otro grupo de gatos no demostró que tenían apego hacia el humano que los cuida, pues aun cuando éste entraba en el recinto, luego de los dos minutos, los felinos seguían manifestando algún tipo de nerviosismo y estrés, con comportamientos desorganizados e inseguridad. Esto quiere decir que se sentían ansiosos estuviera o no su cuidador con ellos.

Por tanto, mientras unos gatos sí suelen demostrar apego, confianza y seguridad hacia sus propietarios, otros no tienen este tipo de sentimientos, por lo que su conexión con su cuidador no es tan elevada o no existe.

Esto se traduce en que, efectivamente, los gatos de cualquier raza como el bengalí pueden desarrollar vínculos afectivos con las personas que los cuidan, al tiempo que sienten confianza y seguridad hacia ellas.

Una información interesante acerca de este tipo de estudios es que una investigación igual que se realizó con niños, demostró que el 65% de los gatos manifestaron apego hacia su cuidador, mientras que sólo un 35% de ellos no demostraron vínculo con los niños.

En el caso de los perros, el mismo estudio indicó que un 58% de estas mascotas tienen sentimientos de apego hacia los niños, mientras que un 42% no. Esto quiere decir que es más alto el porcentaje de gatos que desarrollan vínculos afectivos con sus propietarios, contrario a lo que se suele pensar generalmente.

Cuando hablamos de un gato bengalí, nos referimos a un felino doméstico que tiene todas las características de comportamiento propias de los gatos. Incluso tienden a ser bastante sociables con los seres humanos y otros animales, lo que quiere decir que también pueden desarrollar vínculos emocionales intensos con sus propietarios o cuidadores.

Estudios científicos que avalan los sentimientos de vínculo entre los gatos y las personas

Una de las investigaciones que avalan que los gatos desarrollan un vínculo sentimental y emocional con las personas es el estudio de la Fundación Affinity, en el que se obtuvo como resultado una diferenciación en los tipos de propietarios, los cuales se categorizaron en dos grupos, de acuerdo con el tipo de relación que tienen con el felino.

El primero de ellos posee una dimensión emocional elevada con su gato, sin importar su raza, lo que rompe con ese estereotipo que existía acerca del propietario de gatos que mantienen distancia emocional con ellos, pues está claro que como cuidadores desarrollan sentimientos de amor hacia sus mascotas.

El segundo grupo es aquel que posee un gato, pero no ha desarrollado un fuerte vínculo emocional con éste, aun cuando tienen una tendencia elevada a admirar su carácter y personalidad.

Además, se demostró que las mujeres son más tendientes a desarrollar relaciones o vínculos emocionales estrechos con sus gatos, al punto de llegar a sentir una gran tristeza cuando éstos pasan por alguna enfermedad o fallecen.

Aunado a esto, las parejas que no tienen hijos también suelen desarrollar relaciones sentimentales intensas hacia su gato, en comparación con aquellas que dedican una gran parte de su tiempo a cuidar a sus hijos.

La forma de ser y carácter de los gatos tiene una gran influencia en la forma como establecen relaciones cercanas con los humanos desde una perspectiva emocional, aunque la tendencia más elevada es la gatos bastante sociables y amorosos, que incluso pueden manifestar emociones como la felicidad cuando se reencuentran con sus propietarios luego de un tiempo.

Otro factor que influye en este tipo de relaciones o vínculos sentimentales entre los humanos y sus gatos es el de si estos son comprados en alguna tienda, fueron un obsequio, rescatados o adoptados, pues en el primer grupo se encuentran estos últimos.

Esto quiere decir que el comportamiento afectivo de los gatos depende bastante de los sentimientos de amor y la dedicación que manifiestan los cuidadores hacia ellos. Incluso la edad desde la que obtienen a la mascota es otro factor que puede tener un gran peso en este punto, aunque es algo que se puede analizar en otra investigación.

Aún queda mucho por descubrir acerca de los sentimientos que puede desarrollar un gato por su cuidador o propietario, pero con estos estudios se ha comprobado que un alto porcentaje de la población que tiene un felino como mascota tienen una relación de apego emocional bastante elevada con su mascota.

Si tienes un gato bengalí o de otra raza, podrás identificar con claridad esto que han comprobado los científicos, pues su comportamiento tiende a darte indicios si siente amor, seguridad y confianza por ti.

Algunas investigaciones recientes demostraron que los gatos desarrollan afecto hacia sus cuidadores desde que son muy pequeños, incluso si son criados de manera doméstica o pasan por algún tipo de entrenamiento, por lo que sus sentimientos se mantienen intactos si los enseñas a socializar con otras personas o no.

Todo esto resulta muy beneficioso para los seres humanos, en especial aquellos que tienen alguna condición de ansiedad, soledad o depresión, pues cuando cuentan con la compañía de un gato, sin distinción de la raza, suelen sentirse más seguras, relajadas y la sensación de soledad disminuye considerablemente.

Los gatos sienten cariño hacia sus dueños

Por supuesto que sí. Quien ya ha tenido un gato y le ha proporcionado los cuidados, el amor, confianza y seguridad que necesita puede asegurar esto, en vista de que son mascotas que suelen manifestar alegría al vernos y tristeza o ansiedad cuando nos separamos por mucho tiempo de ellos.

Y es que todas las investigaciones realizadas para conocer si estas mascotas tienen sentimientos o no demuestran que en realidad ellas sí pueden llegar a sentir apego por nosotros. Y no queda allí, pues además de sentirlo, tienen la capacidad de expresarnos su amor o cariño por medio de acciones o comportamientos específicos, como pasearse entre nuestras piernas, darnos cabezazos suaves y buscarnos para sentir abrigo y protección.

Con estos resultados es posible borrar de la mente de las personas esa visión tan errada que existe acerca de que los gatos manifiestan cariño solo por el interés de que los alimentes, pues su comportamiento cariñoso suele manifestarse en cualquier momento, incluso cuando no tienen hambre.

Ser una figura de apego para un gato como el de raza bengalí es algo que provoca una sensación muy agradable, en vista de que éste siempre manifiesta que se siente seguro y feliz cuando estás a su lado y en cualquier tipo de contexto. Esto se logra brindándoles el cariño y atenciones de mimos que requieren desde que están muy pequeños.

Aun cuando el carácter y la forma de ser de un gato a otro puede ser totalmente diferente, el vínculo que pueden llegar a desarrollar con un ser humano es bastante fuerte, lo que ha cambiado por completo la percepción que existía anteriormente acerca de las relaciones entre los seres humanos y los felinos domésticos.

Lo mejor de todo esto es que existen investigaciones que han demostrado que dicho apego entre humanos y gatos se mantiene durante toda la vida de la mascota; es decir, cuando llegan a la etapa adulta, incluso a la vejez, siguen presentando manifestaciones de cariño hacia sus cuidadores.

Es muy probable que a futuro se demuestre a escala científica otros aspectos importantes relacionados con los vínculos emocionales que desarrollan las personas con sus gatos, pues aún queda mucho por descubrir.